Al terminar el feriado nacional de cinco días por el Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca, el gremio sindicalista y del magisterio analizarán nuevas acciones de protestas que podrían contemplar la instalación de una huelga nacional para rechazar las medidas económicas que está implementando el presidente de la República, Guillermo Lasso.

“Luego de que volvamos del famoso feriado largo, convocaremos a una convención donde analizaremos la declaratoria a una huelga nacional”, anunció el presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Ángel Sánchez, en una declaración pública realizada este 27 de octubre de 2021.

Al rechazo al incremento de los costos del galón de gasolina extra a $ 2,55 y del diésel a $ 1,90 se suma la expedición del nuevo Decreto Ejecutivo 238 que expide Políticas del Sector Eléctrico, que a criterio de estos colectivos tendrá como objeto final privatizar las empresas públicas y elevar las tarifas.

Sánchez aclaró que las medidas de hecho que cumplen este miércoles, en el segundo día de jornadas de resistencia, no están suspendidas y al contrario se han declarado en asambleas permanentes y sostendrán su respaldo al movimiento indígena en las concentraciones que están realizando en varios puntos de las carreteras del país, ejerciendo su derecho a la resistencia.

Publicidad

Presión social para que se bajen los precios de la gasolina y el diésel continuará con protestas territoriales

Al normalizarse las actividades la próxima semana, el sindicalismo tendrá una reunión para definir la instalación de la convención, en la que finalmente se definirá este llamado a una huelga nacional.

En tanto, “estamos apoyando todas las acciones que las diferentes organizaciones están haciendo”, anotó Sánchez.

El dirigente advirtió también que exigirán a la Asamblea Nacional que trate su proyecto de Código Orgánico de Trabajo, pues no aceptarán la propuesta de Ley de Creación de Oportunidades que planteará el Ejecutivo en las siguientes horas.

Guillermo Lasso vuelve a llamar al diálogo y dice que la Fuerza Pública mantendrá el control si el ‘desafío’ persiste, al referirse a las manifestaciones

Gabriel García, representante de los Trabajadores Eléctricos, participó en esta rueda de prensa, y aseguró que este decreto 238 “abre la puerta para las mal llamadas concesiones y para la venta del sector eléctrico. Esto llevará a un incremento de las tarifas”, denunció.

En respuesta, en su cuenta de la red social Twitter, el presidente Lasso hizo una aclaración en la que señaló: “La autogeneración NO es privatización. Una fábrica podrá poner su propia planta para satisfacer sus propios consumos energéticos. Hago un llamado a la ciudadanía a no caer en las noticias falsas que solo quieren desestabilizar al país”. (sic)


La movilización convocada este martes 26 de octubre en Quito y el país se declaró progresiva, y este miércoles cumple su segundo día protagonizada por campesinos, agricultores e indígenas de las bases de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine) y de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), que han resuelto declararse en resistencia.

Su principal exigencia es que el primer mandatario congele los precios de la gasolina extra en $ 2,10 y el diésel en $ 1,50. (I)