La Asamblea Nacional se declarará en receso legislativo entre el 16 y 30 de diciembre próximo.

La resolución emitida el pasado 25 de noviembre, y suscrita por la presidenta de la Legislatura, Guadalupe Llori, determina la declaratoria de receso parlamentario para los asambleístas principales y alternos, así como para las sesiones del pleno, de las Comisiones Especializadas Permanentes y Ocasionales y toda actividad legislativa.

Correísmo insiste en que la Asamblea ‘negó’ las reformas tributarias y rechaza haber pactado con el régimen para que rijan por ministerio de la ley

Este receso corresponde a uno de los períodos programados de vacancia del Legislativo. La Constitución, en su artículo 123, señala que el pleno sesionará de forma ordinaria y permanente, con dos recesos al año de quince días cada uno.

“Durante el tiempo de receso, la Presidenta o Presidente de la Asamblea Nacional, por sí, a petición de la mayoría de los miembros de la Asamblea o de la Presidenta o Presidente de la República, convocará a periodos extraordinarios de sesiones para conocer exclusivamente los asuntos específicos señalados en la convocatoria”, también señala el Artículo citado.

Se aclaró que en este receso “todas las actividades administrativas, de gestión y funcionamiento se mantendrán” y que los plazos o términos de los trámites ordinarios, la aprobación de leyes, sustanciación de solicitudes de juicio políticos y trámite de amnistías e indultos, quejas y denuncias, se suspenderán.

Y en el caso de los plazos o términos de los trámites de proyectos de urgencia en materia económica, no se suspenderán. (I)