Guayas tuvo la noche del domingo, 8 de enero, el primero de los cinco debates electorales obligatorios que el Consejo Nacional Electoral está organizando en la provincia, de cara a las elecciones del próximo 5 de febrero. En la cita, los trece candidatos a la Prefectura del Guayas participaron, divididos en dos grupos, uno de siete y otro de seis, bajo una metodología que para analistas aún debe ser mejorada al igual que el contenido a la hora responder de varios de los aspirantes.

La comunicadora Luisa Delgadillo fue la moderadora del encuentro y lo será también en los siguientes. Manifestó a este Diario que considera que el encuentro cumplió con su objetivo de informar sobre las propuestas de los candidatos para que exista un voto informado y además considera que durante los dos bloques predominó el respeto entre los aspirantes.

“Todos lograron decir con altura lo que querían en cada uno de los espacios”, dice y agrega que como moderadora cumplió con mantener la imparcialidad.

Publicidad

Para algunos de los candidatos, que brindaron ruedas de prensa al finalizar sus participaciones, el debate fue de altura y permitió que los guayasenses escuchen sus ideas. Aunque a la par hicieron algunas observaciones a los organizadores relacionadas con fallas en los equipos que daban el tiempo de intervención y la falta de inclusión de temas como los agropecuarios.

El analista político Wilson Benavides considera también que existieron falencias de forma como el número de candidatos a prefectos, que considera es elevado. Dice que esto impide que se realice un debate político como el que se espera y se incurre en un tipo de diálogo que puede agotar el debate como tal.

“El número de candidatos entorpece un poco el tema metodológico y que se realice un debate en todo el sentido de la palabra. Con el sorteo que hizo el CNE para ubicación, orden de intervención y de interpelación, solo uno podría hacerlo con otro y que tal que un candidato quería debatir con uno que no estaba en ese grupo o que no le salió sorteado, esto es un problema por la cantidad de aspirantes y es algo que no solo pasa en Guayas”, explica.

Publicidad

Primer bloque de candidatos a la Prefectura del Guayas durante el debate de este 8 de enero. Foto: El Universo

Benavides considera también que en el encuentro existieron fallas al momento de exponer los contenidos, incluso cayendo en errores sobre las competencias que tiene el gobierno provincial, según el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD).

“Se vio poca prolijidad de los candidatos, respecto del manejo de la Ley, el tema constitucional y del Cootad, donde claramente se establecen competencias y atribuciones. Esto es una primera deuda con los electores, el no haberse desarrollado mejor o segmentado el tema de las competencias, concretamente en seguridad”, menciona.

Publicidad

Oswaldo Moreno, analista político, comenta que durante el debate muchas intervenciones dejaron mucho que desear como la de la actual prefecta Susana González, candidata del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero (PSC-MG), listas 6-75; que, según el sorteo, debía interpelar a Francesco Tabacchi, la opción del movimiento Creando Oportunidades (CREO), lista 21. En las cuatro oportunidades indicó que no tenía nada que preguntarle ya que se trataba de una persona que es ajena a la política y que no ha hecho nada por Guayas.

Publicidad

Tabacchi, por su parte, insistió en estar abierto al diálogo y lamentó, en más de una ocasión, la postura de González.

“Yo esperaba una participación de la prefecta mucho más amplia, mucho más democrática y en el caso de los otros contendores lo que se pudo ver es una falta de preparación”, dice.

Segundo bloque de candidatos a la Prefectura del Guayas durante el debate de este 8 de enero. Foto: El Universo

En cuanto a la postura de Gónzalez, Benavides manifiesta que es difícil comprenderla ya que para él no cae ni en lo estratégico, el haberse negado a interpelar a Tabacchi al igual que ha responder las interpelaciones del exprefecto Nicolás Lapentti.

“No fue algo estratégico y se convierte en una deuda con la ciudadanía... quizás sus asesores le dijeron que debía actuar, pero todo eso termina restándole credibilidad más aún siendo una autoridad en funciones que busca un periodo más”, dice y agrega que los cuestionamientos realizados a Lappenti muestran la crisis de nuevos líderes que atraviesa el PSC y se formen facciones.

Moreno coincide en ese debilitamiento del PSC que se está evidenciando y considera que Gónzalez debe demostrar aún que tiene un liderazgo propio para mantenerse en el poder, ya que hay que recordar que ella no fue electa, si no asumió tras la muerte de Carlos Luis Morales en junio de 2020.

No obstante, Moreno reconoce que más allá de estas situaciones, el tener este tipo de debates es un ejercicio positivo, pero que requiere institucionalizarse con la colaboración de todos los candidatos para poder mejorar la calidad de los contenidos.

Además, subraya que es necesario que la ciudadanía se interese en estos temas, vea los debates y participe activamente, para tener una democracia óptima en el país.

Sin embargo, para Benavides la metología debe mejorarse ya que hace que estos encuentros no estén en sintonía con la época actual, que termina enterándose por redes sociales sobre los puntos más virales y no sobre todo el debate como tal.

“Estamos hablando de un debate, que está diseñado y pensado para la era de los grandes medios, un debate de televisión que no ha sabido sintonizarse con la comunicación virtual y las redes sociales, plantea un formato que se usaba desde hace cuarenta años, no digo que sea malo, pero es tradicional y está pensado para un público que ya no existe”, explica.

En tanto, la expectiva ahora se concentra en el próximo domingo 15 de enero, día en que se realizará el debate de los once candidatos a Alcalde de Guayaquil y de acuerdo con el sorteo público para la ubicación, intervención e interpelación, la alcaldesa socialcristiana Cynthia Viteri, quien busca la reelección, no debatirá con los aspirantes Jimmy Jairala, de Centro Democrático, ni con Pedro Pablo Duart, de SUMA, por estar en diferentes grupos. (I)