La mañana de este viernes 5 de noviembre, el ministro de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, Gustavo Manrique, informó que el presidente Guillermo Lasso firmará el decreto ejecutivo para la declaratoria de la nueva reserva marina de Galápagos de 60.000 kilómetros cuadrados entre diciembre de este año y enero del próximo año.

En el segundo semestre del próximo año ya podría estar operativa la nueva reserva, “se lo firmo”, respondió el ministro a una periodista en un conversatorio para medios de comunicación.

Ecuador también se comprometió a la creación del Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR), que tendría una extensión de 500.000 kilómetros cuadrados y conectaría a las islas Galápagos en Ecuador, la isla Malpelo en Colombia y las de Cocos y Coiba, situadas en aguas territoriales de Costa Rica y Panamá.

Manrique manifestó que la decisión de Lasso implica la protección de las montañas submarinas que conectan a Ecuador con Costa Rica, y que Costa Rica, a su vez, conecta con Panamá y Colombia.

Publicidad

Todo lo que necesita saber sobre la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos

“La historia geográfica del país cambió con la decisión de proteger las carreteras marinas, que se les conoce también como migravía (de especies marinas)”, señaló el ministro.

Tras la firma del decreto, el Ministerio de Ambiente debe desarrollar un plan de manejo ambiental de esa reserva, que estará listo “pronto”. “Espero que tome tres meses”, aseguró el ministro.

Respecto al canje de deuda, Manrique explicó que consiste en reestructurar costos y tiempos con el fin de destinar esos recursos a la conservación. Los beneficios anuales podrían estar entre los $ 12 y $ 18 millones.

“Será el canje de deuda más grande de la historia, el presidente habló de $ 1.100 millones”, dijo.

Además, han iniciado diálogos para recibir cooperación económica para la conservación del mar.

El funcionario insistió en que la actividad de las flotas internacionales no será afectada por la creación de esta nueva reserva marina.

En Glasgow (Reino Unido), Ecuador también firmó un documento para la reducción del 30 % del gas metano, que es sustancialmente más contaminante del CO₂. (I)