La coordinación de las cinco bancadas de la nueva Asamblea Nacional recae en dos mujeres y tres hombres. Su responsabilidad es propender decisiones orgánicas en el momento de consignar sus votos en el pleno y abrir espacios de diálogo frente a los demás grupos legislativos.

Su tarea arrancó hace tres semanas, y a criterio de cada uno de sus representantes, las resoluciones que toma cada bloque en la Asamblea Nacional responden también a consultas con las cúpulas de las organizaciones políticas a las que representan.

La designación de autoridades y el reparto de comisiones golpean a tres bancadas en la Asamblea Nacional

Dallyana Passailaigue, del bloque del Partido Social Cristiano (PSC), y Paola Cabezas, de la alianza Unión por la Esperanza (UNES), son las dos mujeres que se encargan de articular a dos organizaciones políticas que tienen una característica en común: se muestran orgánicos en el momento de tomar decisiones en el pleno.

Alejandro Jaramillo, de la Izquierda Democrática, y Rafael Lucero, del movimiento Pachakutik, lideran la alianza Minka por la Justicia Social y la Libertad; ambos llegan por primera vez al Parlamento y fueron los encargados de llevar adelante las negociaciones políticas que viabilizaron la designación de Guadalupe Llori como presidenta de la Asamblea Nacional para los próximos dos años.

Publicidad

Del lado del Gobierno está Juan Fernando Flores, asambleísta que representa a los migrantes y que es el principal de CREO en la Asamblea Nacional. Además, apoyado por el ahora ministro de Gobierno, César Monge, constituyó la Bancada Acuerdo Nacional (BAN), para lo cual cooptó a trece asambleístas de minoría provinciales.

Los cinco coordinadores de las bancadas legislativas esperan presentar junto con la titular de la Asamblea una agenda legislativa al país en los próximos días, donde se definan prioridades y se establezca un mecanismo para evacuar los más de 400 proyectos de Ley que están rezagados.

Pero en la lista de asambleístas existen ocho legisladores que permanecen al momento como independientes: César Rohón (antes del PSC); Amada Ortiz (fue de ID); John Vinueza Salinas (Unión Ecuatoriana); Daniel Noboa Azín (Ecuatoriano Unido); Isabel Enríquez Jaya (Alianza por la Dignidad); Diego Esparza Aguirre y Fernando Villavicencio (Alianza Honestidad); y, Mireya Pazmiño (antes de Pachakutik).

Bancada Acuerdo Nacional

La Bancada Acuerdo Nacional (BAN) está integrada por 25 asambleístas: 12 fueron electos dentro de las filas del movimiento CREO y 13 pertenecen a organizaciones políticas provinciales y nacionales que están en minoría.

La práctica parlamentaria no es nueva para Juan Fernando Flores, pero es la primera vez que debuta como asambleísta titular, pues en el anterior periodo fue legislador alterno de su padre, Fernando Flores, quien coincidencialmente también preside la Comisión de Relaciones Internacionales y Movilidad Humana.

Flores advierte que podrían sumar más asambleístas autodenominados independientes al BAN, que eso se verá en los próximos días.

Publicidad

Uno de los hechos que tuvo que enfrentar el facilitador del bloque BAN es la falta de cumplimiento del movimiento Pachakutik con el acuerdo establecido, viabilizar con sus votos la designación de un legislador oficialista como presidente de la Comisión de Régimen Económico, mesa clave para temas macroeconómicos relacionados con tributación y presupuesto.

Si no se cumplió con lo hablado, dice Flores, esas son las autoridades de esa comisión y se tendrá que operar de otra forma para poder aprobar proyectos urgentes en materia económica y además llevar todo el debate al pleno.

Este sector político se reúne cada semana de manera virtual y cada quince días coordina con el operador político del Ejecutivo que es el exasambleísta Homero Castanier. Flores comparte la coordinación con Rina Campain.

Bancada Izquierda Democrática

En la gráfica, los asambleístas con los que llegó la Izquierda Democrática el 14 de mayo, luego perdió a dos legisladores: Eitel Zambrano y Amada Ortiz. Cortesía

Si bien este sector político, que posee 16 asambleístas, tiene suscrito un acuerdo legislativo con el movimiento Pachakutik, sus decisiones las toma como Izquierda Democrática y en la Asamblea lo coordina el legislador Alejandro Jaramillo, quien llega por primera vez al Parlamento.

Jaramillo promueve reuniones semanales con los legisladores y el grupo asesor para tratar los temas de agenda. Todas las decisiones son coordinadas con la presidencia nacional de la ID y luego informadas a los integrantes de la bancada, sostiene Jaramillo.

La resolución de suscribir una alianza con Pachakutik y luego apoyar la candidatura de Guadalupe Llori a la presidencia de la Legislatura fue consensuada con la dirigencia del partido, anota Jaramillo, quien reconoce que esa organización política perdió a dos integrantes de la bancada: Eitel Zambrano y Amada Ortiz, quienes, según dijo, no son afiliados a la ID, quienes tomaron decisiones personales y además uno de ellos actuó fuera de los lineamientos éticos del bloque.

En medio de las negociaciones políticas este sector obtuvo la segunda vicepresidencia de la Asamblea Nacional, tres presidencias y cinco vicepresidencias de comisiones especializadas permanentes.

Jaramillo es el encargado de representar al partido naranja en las conversaciones y negociaciones con otras bancadas en el momento de definir los votos.

Bancada Pachakutik

Un grupo de los legisladores que integran la bancada de Pachakutik en la Asamblea Nacional para el periodo 2021-2025. Cortesía

Esta organización política, que es el brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), está coordinada por el asambleísta de Chimborazo Rafael Lucero Sisa, a quien contactamos y no respondió la llamada telefónica.

Su coiderio Darwin Pereira explica que los 25 asambleístas que integran el bloque son llamados a reuniones cada vez que hay alguna decisión importante que tomar, y que así se actuó en el tema de la designación de Guadalupe Llori como presidenta de la Asamblea y en la conformación de las comisiones especializadas permanentes.

En las reuniones de la bancada de Pachakutik generalmente participan los directivos nacionales del movimiento, como Marlon Santi, coordinador nacional; Cecilia Velasque, subcoordinadora nacional; y, Darwin Pereira, secretario nacional. La dirigencia nacional no está exenta de las decisiones que tomen los asambleístas.

Pereira señala que la salida del bloque de Omar Cevallos Peña, representante del Guayas, es el precio del triunfo electoral donde no todos los candidatos salieron de las bases de Pachakutik, pues determinados candidatos vinieron de la lucha social como es el caso de Cevallos. Ahora es independiente.

En el caso de la asambleísta Mireya Pazmiño, ella viene de las bases de Pachakutik y ahora está separada del bloque hasta que la comisión de ética del movimiento resuelva su caso, pues la dirigencia pidió su expulsión por incumplir el acuerdo establecido con el movimiento CREO, al virar el voto a su favor para presidir la Comisión de Régimen Económico.

Bancada Partido Social Cristiano

Una de las reuniones de la bancada del Partido Social Cristiano que está coordinada por la asambleísta Dallyana Passailaigue. Cortesía

Es la primera vez que el bloque del PSC está liderado por una mujer, Dallyana Passailaigue, quien tiene consigo una experiencia política de cuatro años como legisladora, pues lleva en el cargo desde el 2017. Aunque en el bloque también hay un subcoordinador, Luis Almeida, representante del Guayas.

Este sector político tiene quince legisladores. En el camino el PSC perdió dos asambleístas: César Rohón y Elías Jachero. Esas cosas son inevitables, añade la coordinadora, y señala que en caso del legislador Jachero, “entiendo que le ofrecieron la secretaría de la Amazonía, y lo de César Rohón fue una desagradable sorpresa porque al final uno no espera estar con personas que interpongan sus intereses personales por sobre los intereses de todo un país”.

Passailaigue ha intentado mantener lo positivo de periodos anteriores. Hacia adentro se producen debates y las decisiones que se toman son por mayoría y en el momento de consignar el voto se pronuncian orgánicamente.

Frente a los hechos del 14 de mayo pasado cuando el candidato del PSC no logró los votos para alzarse con la presidencia de la Asamblea, destaca que las decisiones que tomó su partido tuvieron razones correctas, no hay arrepentimiento, pues el PSC honró su palabra frente a otros grupos políticos que no cumplieron.

Passailaigue se considera una persona de consensos y señala que eso permitirá acercamientos con otros sectores políticos donde deben primar los entendimientos y los acuerdos. Considera que la página del 14 de mayo ya está virada y anuncia que el PSC no será una piedra en el zapato para aprobar leyes que solucionen los problemas de la gente.

Bancada Unión por la Esperanza

Los asambleístas integrantes de la bancada Unión por la Esperanza. Cortesía

El bloque Unión por la Esperanza, integrado por 49 legisladores, está coordinado por la legisladora nacional Paola Cabezas, para quien el escenario del pleno no es extraño, pues actuó varias veces como suplente y participó activamente en las comisiones.

Si bien Cabezas es la coordinadora legalmente inscrita en la Asamblea, internamente hay otras coordinaciones, por ejemplo, la coordinación de comunicación la realiza Marcela Holguín; pero además hay cuatro asambleístas que acompañan a Cabezas en el proceso, como Fernando Cedeño de Manabí; Roberto Cuero, representante del Guayas; Viviana Veloz, de Santo Domingo de los Tsáchilas; y, Ricardo Ulcuango, asambleísta nacional.

Este grupo político se reúne semanalmente y eso permite organizar el trabajo. Cabezas insiste en que su bancada realiza un trabajo colectivo y cuenta con siete asambleístas reelectos de quienes se nutren en el momento de tomar decisiones y en el pleno se muestran orgánicos.

Los 49 asambleístas provienen de una alianza de dos movimientos políticos, Centro Democrático y Compromiso Social, ambos sectores tienen sus reglamentos internos, pero cuando son temas de la legislatura trabajan como un solo sector y se toman decisiones sobre los votos e intervenciones en el pleno.

Cabezas resalta que son la primera fuerza política dentro de la Asamblea y su compromiso es alto, y ella es la encargada de llegar a acuerdos con otros sectores políticos para la formulación de una agenda que responda al país. (I)