El expresidente Guillermo Lasso fue consultado sobre el ingreso, del pasado 5 de abril, de policías ecuatorianos a la embajada de México en Quito para capturar al exvicepresidente Jorge Glas y afirmó que considera es un error que le costará caro a Ecuador.

En una entrevista con la revista colombiana Semana, el exmandatario afirmó que considera habían alternativas que no fueron tomadas en cuenta y que nunca él hubiera considerado ingresar a la sede diplomática.

“Yo me defino como un demócrata, y un demócrata tiene que respetar el Estado de derecho en lo local y también en lo internacional. Yo creo que es un error que le va a costar caro al Ecuador. Había alternativas como rodear la Embajada de México para evitar que se escapara o demandar a México ante la Corte Internacional de Justicia. No comparto la decisión de ingresar a la Embajada de México. No la comparto desde ningún punto de vista. No hay una justificación para violar territorio internacional. Recuerdo la operación Causa Justa de los Estados Unidos cuando invadió Panamá para capturar al dictador Noriega. Cuando él ingresó a la embajada del Vaticano, los Estados Unidos llegaron afuera, pero no violaron el territorio del Vaticano. El papa Juan Pablo II entonces dijo desde la plaza de San Pedro que el territorio del Vaticano en países extranjeros, en sus embajadas, era inviolable. Creo que ahí tenemos un ejemplo muy parecido al que tuvo que vivir el Ecuador”, manifestó Lasso.

Publicidad

Consultado sobre cómo cree que se puede mejorar la relación con México, Lasso dijo que se debe tener en claro que se trata de un problema entre el presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y no entre los pueblos.

Ahí tenemos que hacer una precisión. Hay un problema entre el presidente y el Gobierno mexicano. Pero no existe ningún problema entre el pueblo de México y el pueblo de Ecuador. Somos pueblos hermanos. No es un conflicto de un pueblo contra otro pueblo, sino una desavenencia de nuestros Gobiernos. Ojalá que, con la intervención de países amigos, como Estados Unidos y los europeos, se supere pronto”, aseveró.

El ingreso a la Embajada de México desató una crisis política entre ambos países que escaló hasta la ruptura de relaciones diplomáticas y una denuncia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ). (I)