Desde el viernes 18 hasta el lunes 21 de junio han ocurrido nueve muertes violentas en la zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón). Los crímenes se han incrementado de forma alarmante, admite la Policía, que aclara que la mayoría de los casos se da por tráfico de sustancias y que los blancos son selectivos.

En lo que va del 2021, 269 crímenes se han reportado, son 107 casos más que los registrados en el mismo periodo del año pasado, cuando se contabilizaron hasta el 21 de junio 162 muertes violentas.

Tres hombres murieron y dos personas más resultaron heridas en un ataque al estilo sicariato registrado la madrugada de este lunes en la Nueva Prosperina, cerca de la estación de la línea 21.

Según las primeras diligencias, los asesinos llegaron en un vehículo blanco y abrieron fuego contra un grupo de amigos que estaban afuera de una casa libando y celebrando el Día del Padre.

Publicidad

Ricardo Pachay Castro, Andrés Granizo Briones y Christian Romoleroux Bohórquez murieron a causa de los disparos.

El primero falleció en el sitio, al segundo hombre los sicarios lo siguieron pues logró correr y el tercer hombre, identificado como Christian Romoleroux Bohórquez, murió cuando era trasladado a un hospital.

Alias Cara Quemada, como se conocía a Romoleroux, tenía antecedentes por robo y tráfico de drogas. Además, había salido de la cárcel hace pocas semanas.

Luis Alvarado Rodríguez y María Gonzabay Villón, quienes habrían sido los anfitriones, resultaron heridos y fueron trasladados por sus familiares a una casa de salud cercana.

La Policía informó que minutos antes del crimen un patrullero pasó por el lugar y les pidió que se retiraran y que los afectados se cambiaron a otro domicilio para seguir celebrando. Minutos después, la Policía fue notificada del crimen.

En la escena se levantaron los cuerpos y 18 indicios balísticos. Algunos de los proyectiles atravesaron la puerta y ventana del inmueble y quedaron incrustados en las paredes.

Publicidad

El jefe encargado de la Unidad de Muertes Violentas, coronel Cristhian Gallardo, informó que en el crimen se usaron una pistola y un fusil.

Cerca de ahí, en la cooperativa Enner Parrales, se dio otra muerte violenta minutos después.

Ataques violentos en Guayaquil. Foto: Cortesía

Daniel Mora Chinche fue baleado cuando iba en su carro. El hombre de 27 años, que no registraba antecedentes penales, perdió el control del vehículo blanco y se estrelló contra un inmueble que terminó destruido.

En el carro que conducía la víctima se hallaron al menos quince orificios de bala, algunos de ellos impactaron en Mora, cuyo cuerpo fue llevado a la morgue luego de que los paramédicos confirmaran que no tenía signos vitales.

Los testigos indicaron que los asesinos viajaban en una camioneta negra Ford F-150 con vidrios polarizados, sin embargo, la Policía investiga si dos motocicletas cerraron el paso de la víctima y le empezaron a disparar antes de que llegaran los sicarios de la camioneta.

La familia de Mora informó que él trabajaba como conductor de tricimoto y que no sabían qué hacía conduciendo el carro blanco en el que murió. (I)