Maniatada y con signos de violencia encontraron el cadáver de una mujer de nacionalidad colombiana en el interior de una vivienda ubicada en las calles Reina Victoria y Carrión, en el sector conocido como La Mariscal, en el centro norte de Quito.

La persona encargada de la administración de esa vivienda rentera dio la alerta a la Policía sobre la muerte de la fémina, la tarde del pasado miércoles 22.

Tras ello, agentes de Criminalística y de la Dirección de Muertes Violentas (Dinased) de la Policía acudieron a la zona para recoger indicios relacionados con la muerte de la mujer, cuyo conviviente fue detenido con otras tres personas días atrás por el presunto porte de sustancias ilícitas.

De acuerdo con las primeras investigaciones, Iván Naranjo, jefe zonal de la Unidad de Muertes Violentas, estableció que una de las hipótesis de la muerte podría estar relacionada con un robo en el inmueble. Las indagaciones continúan.

No obstante, un representante legal del conviviente de la víctima, Alejandro Mancero, dijo que su cliente había recibido constantes amenazas para que acepte su responsabilidad en un proceso judicial abierto en su contra, por lo que presume que la muerte de la mujer podría estar relacionada con esos antecedentes.

El abogado dijo que la pareja de su cliente habría llevado seis meses en estado de gestación. Sin embargo, en la autopsia se espera determinar si ella estaba embarazada, ya que no se encontraron certificados que prueben aquello, señaló Naranjo.

Medicina Legal se encargó del traslado del cadáver de la víctima a la morgue de la Policía. (I)