Le preparó una de sus comidas favoritas para no crear un ambiente negativo, de miedo. Una vez en la mesa comenzaron a hablar, con ejemplos, de la inseguridad que se vive en el país y sobre todo en Guayaquil. El robo del que fue víctima su vecina, en el norte, y el niño que murió el domingo 17 en un asalto, que terminó en un cruce de balas, mientras esperaba su helado en un restaurante del sur fueron parte de la conversación familiar.

Si te piden el juguete que te gusta mucho, el celular con el que juegas..., hay que darlo, eso lo podemos volver a comprar, recuperar”, le decían los padres, Teresa y Xavier, a su hijo de 9 años, al que también le comentaban que si son víctimas de un asalto no deben salir corriendo, que si hay disparos deben agacharse de inmediato, así como han visto en las películas, entre otras sugerencias que ella encontró en internet ante la preocupación que le generó el trágico suceso del domingo, pues a cualquier persona o familia le puede pasar.

Con la ola delictiva en aumento es necesario saber qué hacer ante situaciones de peligro o de inseguridad como las que se viven actualmente y que se pueden dar en la calle, en restaurantes, en centros comerciales, en plazas, en un ciber, en entidades bancarias o en cualquier espacio público o privado.

Niño murió en medio de enfrentamiento entre policía y delincuentes en el barrio del Centenario, en el sur de Guayaquil

Y para esto son claves la autopreparación, que incluyen los simulacros o prácticas, así como se hacen en casos de sismos; el autocuidado; y seguir consejos de seguridad como qué hacer en caso de balaceras, mencionan profesionales en estas materias entrevistados por este Diario.

Publicidad

Entre las recomendaciones más importantes en casos como balaceras o disparos constan el lanzarse al piso; no salir corriendo porque los tiros podrían impactarlo y matarlo como ocurrió con el niño que esperaba su helado el domingo 17; no discutir, mantener la calma; no grabar o fotografiar la situación para evitar ser alcanzado por una bala perdida o que los delincuentes le disparen directo al ver la acción que está realizando, coinciden los expertos consultados.

Las estrategias también van a depender del tipo de suceso. Así, si es un asalto o balacera se pide a los ciudadanos mantener la calma, no gritar; pero en caso de un secuestro o de que se quieran llevar, por ejemplo, a un niño o adolescente ahí sí se debe gritar, pedir auxilio, hacer los llamados berrinches y ellos deben aprender a lanzarse de inmediato al piso o escurrirse hacia abajo para dificultar la acción del antisocial, indican.

Balacera en el Guasmo; la Policía se enfrentó a un grupo de delincuentes que entraron a robar a un cíber

“Estamos en una ciudad de altísima violencia en este momento, aspiramos a que sea algo temporal. Pero los cuidados y las prevenciones que como ciudadanos debemos tener y debemos enseñarles a nuestros niños eso sí debe permanecer, es lo más importante. Hay que enseñarles… como una especie de simulacro para decirles: ‘vamos a practicar qué es lo que vamos a hacer’ (en caso de…). No solo decirlo, hay que practicar; mostrarles imágenes; explicarles cuáles son las posibilidades (ante los escenarios de inseguridad); cómo buscar un espacio seguro; qué es un lugar seguro; qué te puede proteger y qué no”, explica Zoraya Bohórquez, psicóloga clínica, máster en psicología forense y quien trabaja como asesora y perito en estas ramas en el ámbito judicial.

Y agrega que con el suceso del domingo, donde murió el niño, las alertas tienen que levantarse y que se debe trabajar en función de observar y analizar qué pasó en ese evento, cuáles fueron todos los factores que incidieron para un resultado así. Esto con el fin de prevenir situaciones similares.

En ocasiones de riesgo, hay adultos y niños que no saben qué hacer. Y esto sucede, según especialistas, porque antes no era común enfrentarse a este tipo de sucesos, pues se entendía que éramos relativamente “un país de paz”.

Bohórquez indica que así como las situaciones cambian, “también nuestra conducta tiene que irse adaptando a ello en función de preservar la vida, que es lo que más nos interesa a todos”.

Publicidad

Para el teniente coronel en servicio pasivo Rodrigo Braganza, jefe de Seguridad de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), es vital que la ciudadanía aprenda a cuidarse, a protegerse. Y en caso de balaceras o al escuchar los disparos, la mejor opción es lanzarse al suelo, sostiene.

No se recomienda protegerse detrás de una pared porque existen balas perdidas que pueden golpear en la misma pared y por rebote le pueden impactar a la persona”, cuenta, y agrega que en el suelo aquello es menos riesgoso.

Evitar llevar accesorios puestos, como joyas, o artículos en las manos, como celulares; ir a sitios que cuenten con cámaras de seguridad y ubicarse cerca de estas; no salir por precaución a altas horas de la noche, ni tampoco ir solo; entregar los bienes en caso de robo a asalto y no oponer resistencia o forcejear con los delincuentes, entre otros, son también parte de las acciones de autoprotección en tiempo de inseguridad ciudadana.

A quienes tengan carros, Braganza les recomienda comprar y tener un celular de los que cuestan $ 20 en el mercado, pero cuya batería demora un poco más de cinco días en descargarse. Este aparato, que debe tener chip y saldo, debe estar escondido en un lugar del vehículo que solo el dueño conozca. Y le servirá en caso de asalto, secuestro exprés o de que le roben el auto.

“Si se le quieren llevar el carro no se resista, no forcejee porque le pueden disparar y matar. Entrégueles el vehículo y luego comuníquese con la Policía y dígales que tiene escondido un celular y deles el número telefónico. Ahora se pueden rastrear esos teléfonos y se los puede ubicar, usted no se pone en riesgo y está adoptando una medida de seguridad buena”, explica el teniente coronel en servicio pasivo.

Otro especialista dice que en las salidas con niños, los adultos siempre deben de llevarlos de la mano, para evitar incluso temas como secuestros o que los menores se extravíen. Si van tomados de la mano del adulto también hay opción de reaccionar y de protegerlos en caso de balaceras.

Para explicarles a ellos y poner en práctica medidas de autoprotección se debe también considerar la edad del niño o del adolescente y el perfil o temperamento que tienen, que también lo pueden medir en casa, por ejemplo, escondiéndose de la vista de los niños, pero sin dejar de observarlos, para conocer cómo reaccionan y luego trabajar en aquello.

En las balaceras o asaltos con disparos también hay que saber orientarse, distinguir cuál es la puerta de salida o las salidas disponibles y ser muy observadores, aconsejan expertos.

Más recomendaciones que dan expertos consultados por este Diario

  • Trazar un plan o ruta a seguir ante diversas situaciones delictivas. Y hacer ejercicios en casa o en el hogar de cómo se debe actuar.
  • En caso de balaceras o de asalto, hay que lanzarse al piso o agacharse. Es lo más seguro.
  • En caso de balaceras no se debe salir corriendo, ni se debe gritar o entrar en pánico. Tampoco hay que esconderse detrás de puertas como las de madera, porque las balas la atraviesan.
  • No esconderse detrás de paredes en caso de disparos porque las balas pueden rebotar en la pared y lo pueden herir o matar.
  • No fotografiar ni grabar las acciones delictivas o las que se estén dando en caso de balaceras.
  • No dejar a los niños solos o con niño o menor de edad.
  • No enviar a los niños a hacer mandados o a comprar solos a tiendas, supermercados y otros.
  • En la calle, en negocios o centros comerciales, los niños siempre deben estar tomados de la mano de un adulto de la familia, para evitar que se extravíen, que se los lleven o que puedan correr despavoridamente en caso de sucesos como balaceras o tiros, ya que estos los pueden atravesar y matar.
  • Si alguien se quiere llevar al niño o adolescente, este puede escurrirse hacia abajo, acostarse en el piso, hacer pataletas y gritar con palabras claves como auxilio, me roban.
  • No andar con artículos y objetos, como celulares en las manos, que puedan tentar a los delincuentes.
  • No forcejar ni oponer resistencia frente a un asalto o robo.
  • En los carros, ir por la calzada central y observar siempre los alrededores por los retrovisores.
  • Caminar en contravía.
  • No publicar detalles de actividades ni los sitios en los que se está por redes sociales. Se pueden poner fotos uno o dos días después.

∗ Tips dados por Zoraya Bohórquez, psicóloga clínica, máster en psicología forense; Rodrigo Braganza, jefe de Seguridad de la UEES y por la compañía de seguridad Mac Security. (I)