Escuché al primer mandatario que dijo que las preguntas para la consulta popular serán enviadas la primera semana de septiembre a la Corte Constitucional para su calificación. ¿Por qué no socializaron?

Quiero apelar a la buena fe de los funcionarios, que primero se debería poner a consideración de los ciudadanos, para que el contenido se debata y escuche el pueblo llano que deseamos aportar para que los cambios en el país se hagan realidad:

Incluir en el pénsum académico de escuelas, colegios, las materias de ética, moral y cívica para que futuras generaciones caigan en la corrupción. Portar armas la ciudadanía para defender bienes y vidas de familiares y amigos; crear la pena capital para femicidas, violadores, asesinos, políticos que se apropian de los recursos del Estado. Rebajar el precio de la energía eléctrica para estimular el emprendimiento y la economía de la gente. Desde inicios del periodo gubernamental, el presidente Guillermo Lasso ofreció consultar al soberano, propuesta que debe concretar y realizar dos o tres días de debates. Si el ‘Gobierno del encuentro’ quiere recuperar credibilidad y recomponer el tejido social debe escuchar al pueblo, caso contrario opino sin ser pitoniso que la propuesta de consulta estará condenada a fracasar. (O)

Publicidad

Gelacio Mora Mora, Guayaquil