En relación al cambio de las rutas de los buses que van a Durán desde Guayaquil, otra vez se visualiza el empobrecido sistema de la ATM para dar ‘soluciones’ al caos de tránsito.

Tengo un local comercial en la avenida Democracia (Guayaquil) que se ha convertido en un infierno por el desorden y la bulla en los que nos tienen. Y, ojo, hablo desde mi perspectiva que paso aquí de 08:00 a 17:00, no quisiera ponerme en los zapatos de quienes viven en la zona y deben soportar el ruido de los vehículos, los pitos, etc. ¿Cuán difícil puede ser dar una verdadera educación a los choferes? Existen paraderos de buses que no respetan choferes, pasajeros. Los choferes suben, bajan, pasajeros en la calle. Por otro lado, quieren usar la Aerovía para transporte urbano, ¿se han puesto a pensar en el gasto del tiempo, ya que demora? No hablemos desde el punto de vista turístico de ese aparato que es solo para ver la ciudad despacio; sino desde el punto de los que de quieren sacarle provecho como transporte público. ¿Alguien hizo un estudio que de verdad necesitaban la Aerovía?, ¿por qué no usaron la plata para un medio de transporte por el río?

Obviamente, todos sabemos la cantidad de unidades de transporte en Guayaquil y de los usuarios que dan pie, también, al caos. Busquen soluciones reales, municipios de Guayaquil y de Durán, ATM (Agencia de Tránsito y Movilidad), CTE (Comisión de Tránsito del Guayas) o de las autoridades que sea; trabajen. En sus burbujas van a dejar las cosas como están, no sean de los que aparecen de ocho a nueve y vuelven a aparecer de cuatro a cinco, o que muchas veces ni se los vuelva a ver más que para las cámaras y los reportajes; mientras los conductores compiten, lanzan los vehículos a los peatones, etc., en la avenida Democracia en Guayaquil. (O)

Mary Priscilla Célleri Montoya, ingeniera comercial, Guayaquil