Los padres se llaman Luis y Yuliana. De la combinación del inicio y fin de ambos nombres nació la idea de ponerle Luana a su primogénita, la primera niña en nacer este 25 de diciembre en el hospital de la Mujer Alfredo Paulson.

Justamente, al primer minuto de Navidad, Yuliana Cuesta alumbró por cesárea a su primera hija, Luana Martina. La madre, en compañía de su padre,   Víctor Cuesta, ayer lucía emocionada al sostener a la criatura en su pecho en la cama 5 de la sala 2 de cuidados internos del hospital.

Luana Martina nació pesando 3.120 gramos y midiendo 48 centímetros a las 00:01 de Navidad, en el hospital ubicado en la ciudadela La Atarazana, en el norte. Ella fue parte de las dos mujeres y cinco varones nacidos en esa maternidad, entre las 00:01 y 09:02 de ayer.

“Todo estaba programado para el 26, teníamos todo listo en la cena, pero tuvimos que estar aquí; lo primero que escuché fue que lloraba tres veces, ya después los doctores estaban contentos, se tomaron fotos y todo, después me lo dejaron ver... es hermoso”, comentó Giuliana Cuesta sosteniendo a su pequeño niño en su pecho.

Publicidad

Ella llegó al hospital por un chequeo de rutina, su parto estaba programado para hoy, sin embargo, por pedido de los doctores la intervinieron. Ella disfrutaba ayer descifrando las facciones de la criatura: la nariz tenía parecida a la de ella, las pestañas, boca y mejillas, del padre, Luis, contó.

En otra de las salas, en la 3, la alegría de una bendición se reflejaba en la cama 4. Allí, Gisella Cabrera cubría con una manta a Lucas Alberto, quien fue el segundo niño en nacer en el hospital este 25 de diciembre y el segundo hijo de la mujer.

El recién nacido fue alumbrado a las 00:29, con 49 centímetros y 3.264 g de peso.

“Todo fue rápido, vinieron los dolores, vinimos, entramos al quirófano y nació. Este parto me dolió más que el primero”, dijo Gisella, de 27 años.

La noche del 24, Gisella con sus familiares se tomaban fotografías en el árbol navideño en la ciudadela La Joya cuando le sobrevinieron los dolores de parto. Inmediatamente, con su esposo, Alberto Paz, y su suegra, Clemencia Correa, salieron en auto hacia el hospital.

Aunque su parto estaba programado para el 30, Gisella tuvo su regalo con la llegada de su segundo hijo. Hace cinco años, su primera hija, Tamara, nació en la antigua maternidad Enrique Sotomayor,

Los otros cinco recién nacidos ayer se mantenían en salas de recuperación, aislados de sus madres. (I)

En mi familia nos gusta disfrutar la Navidad, pero la llegada de Lucas (su segundo hijo) ya exageró con el espíritu de la Navidad. Es una bendición su llegada”.Gisella Cabrera, Madre