Los pupitres permanecen vacíos en la fundación salesiana de niños Padre Amador. Antes de la pandemia, esta organización ofrecía refuerzo escolar y alimenticio a 830 menores de edad, entre beneficiarios directos y de la Fundación Proyecto Salesiano.

Pese a esto, desde que la institución retomó su actividad en junio ha destinado las donaciones que recibe al apoyo de otras ramas salesianas, por lo cual en estos días figura como una organización de niños, sin niños.

Neda Ycaza, directora ejecutiva del centro, dice que ofrecer el servicio de refuerzo escolar en línea resulta un problema, pues “significa más tiempo en la pantalla y es cansado para los niños”.

La pandemia redujo además la asistencia de voluntarios, quienes eran los que ayudaban a los menores en cuestiones académicas.

Para esta fundación los ingresos son escasos, y los eventos de recaudación de fondos, que junto a las donaciones, ayudaban a aliviar los gastos, ya no son posibles debido a la pandemia.

Ahora la organización se mantiene con los aportes de los socios de la tarjeta de descuentos Bendiciones, pero por la situación económica general muchos miembros se han retirado.

Así, Ycaza menciona que estos ingresos ya no son suficientes.

“La aspiración es hacer eventos el próximo año, pero no sabemos cómo nos irá con eso”, expresa la directora ejecutiva.

Las donaciones económicas o materiales siguen abiertas y son necesarias. Quienes deseen contribuir con la fundación pueden contactarse con Neyda Ycaza al número 099-866-0351. (I)