La Fundación María Gracia es otra de las ONG guayaquileñas que están teniendo problemas.

Esta fundación mayoritariamente ayuda a niños hospitalizados cuyas familias no poseen recursos para adquirir medicinas; pero a partir de la emergencia sanitaria, se ha dedicado a ofrecer apoyo a quien sea que lo necesite, mientras se pueda.

Según la directora y fundadora de la organización, Pepita de Zevallos, su ingreso principal partía de los exámenes que se tomaban en el laboratorio regentado por la organización.

Si bien hasta el 2019 la fundación había ayudado a 19.000 niños, ahora, al verse afectados los ingresos en el laboratorio, en suma a las necesidades crecientes, Zevallos aseguró que la ONG se encuentra con necesidades económicas muy serias.

Publicidad

Incluso el directorio de la fundación ha pensado en darle de baja a la organización.

No obstante, Zevallos comenta que buscan una forma de continuar ayudando hasta el final.

“A veces pensamos que solo se puede ayudar con dinero. Sí, es importantísimo, pero ahí afuera hay gente que nos necesita de todas las maneras”, reflexiona.

Durante la emergencia sanitaria, la Fundación María Gracia realizó las gestiones para que varias personas puedan conseguir mascarillas y tanques de oxígeno, lo que los dejó “sin un centavo”.

Hoy, permanecen con dificultades para comprar medicinas.

Donaciones y voluntariado son bienvenidos. Debe acercarse a las instalaciones de la calle Primera 403 y Dátiles, en Urdesa, o llamar al 042-389-384. (I)