Un segundo proceso administrativo sancionatorio se inició contra la concesionaria Interagua por los malos olores provenientes de las lagunas de oxidación ubicadas en la avenida Narcisa de Jesús, cerca del nuevo puente que une Guayaquil con Samborondón, y que afecta a sectores de Sauces 4, Samanes y Guayacanes, en el norte de Guayaquil, y a urbanizaciones de Samborondón situadas al frente, en la otra orilla del río Daule.

El anuncio se dio en el Municipio de Guayaquil este martes 10 de agosto. Pero este no satisfizo por completo a los habitantes de las zonas afectadas, pues ellos aseguran que lo que les urge es una solución inmediata, pues la hediondez es desesperante y empieza a causar efectos en la salud, además de ausencia de clientes en los negocios.

María Fernanda Rumbea, directora de Ambiente, Sostenibilidad y Cambio Climático del Municipio, se mostró preocupada por la afectación a la salud y a las actividades económicas de los ciudadanos que viven cerca de las lagunas. Justificó el proceso sancionatorio contra la concesionaria.

Pero Martha Orta, gerenta de Emapag, respondió que los malos olores se deben a que las lagunas están trabajando al máximo de su capacidad y expuso acciones que se alistan para mitigar el impacto ambiental, como la instalación de cribas automáticas que permitirán la separación de los sólidos del agua de manera inmediata. Estos equipos ya se han instalado desde el año pasado, aseguró.

Publicidad

También se cambiaría el horario de mantenimiento de las cribas y se incrementará el uso de peróxido de hidrógeno en las estaciones de bombeo de Vergeles 12, y se hará un estudio de los aireadores que hay en el sistema lagunar que permitirá dar más oxígeno, lo que reduciría los malos olores.

Orta también anunció que el inicio de obras en la nueva planta Los Merinos sería una realidad para fin de año, pues ya está en proceso de adjudicación el contrato para la construcción de las nuevas lagunas de oxidación que desde el 2018 se planifican.

“Hemos pasado en proceso de licitación, estamos ya en proceso de adjudicación que ha empezado a julio, es decir, esta obra será una realidad para fin de año”, dijo la gerenta de Interagua, quien mencionó que el contrato que tiene la concesionaria para dar el servicio de agua potable a la ciudad es hasta agosto del 2031.

El Municipio anunció que la multa a Interagua puede ser de hasta 80.000 dólares si no hay agravantes, pues es considerada una infracción muy grave. Esta es la segunda multa para Interagua desde el año pasado. Por ahora, se esperan los descargos de la empresa concesionaria.

Los habitantes de los sectores afectados están de acuerdo en que se sancione a la entidad, pero exigen una solución inmediata. Humberto Soto, de un taller de mantenimiento de carros, aseveró que sancionen a la empresa pero para que hagan un mantenimiento rápido a estas lagunas, además, quiere soluciones factibles y no engaños.

También Mildra Sánchez, dueña de una tienda, comentó que el Municipio debe hacer un seguimiento al proceso que se hace en estas lagunas, para analizar lo que sucede adentro.

En otros sectores como Sauces 4 y Samanes 4, los moradores exigen soluciones rápidas y la sanción a Interagua para que realicen de forma urgente los mantenimientos que necesitan las lagunas.

Lenín Zambrano, residente de Sauces 4, manifestó que la entidad debe implementar nuevas estrategias para mermar el olor. Asimismo, Pedro Romero, habitante de Samanes, añadió: “En aquellas lagunas no hay observación y espero que no nos engañen y sancionen de verdad a la empresa”.

“Hay que poner cartas en el asunto. Que solucionen rápido”, dijo Steven Chóez, colindante de Samanes. Dueños de negocios, que no dieron sus nombres, indicaron que su clientela se está alejando y lo que más piden es que esos olores desaparezcan. Por ejemplo, ayer al mediodía, el mal olor se sentía como una corriente de aire que llegaba de golpe a los pulmones. (I)