Con botellas, con salsa de chocolate y grajeas de colores, los niños que se alojan en la fundación Casa Ronald McDonald decoraron pequeñas roscas en el marco de la celebración del día de Reyes.

Al menos una decena de niños que padecen diferentes tipos de cáncer encontró un aliciente en esta actividad, que se desarrolló en la sede de la fundación, en La Atarazana, norte de Guayaquil.

Con gorros de chef y todos ordenados en mesas con dibujos y crayones, participaron en una actividad de la mano de la empresa privada Alimentos Polar, con la que se consolidó además una alianza estratégica para la entrega de más de 31.000 porciones de alimentos.

Publicidad

Municipio refuta versión de CNEL sobre fallo en juegos mecánicos de Samanes

La firma privada donó 1.250 kilos de harina de maíz, producto con el cual se elaboraron las roscas que decoraron los niños.

El compromiso es la entrega trimestral del alimento para la alimentación de las familias beneficiarias de la fundación.

Los menores decoraron durante su festejo por el día de Reyes, además de roscas, pastelitos. Y escribieron cartas a los Reyes Magos.

Publicidad

¿Por qué se celebra el Día de los Reyes Magos? Origen de la tradición, países que festejan esa fecha y cómo lo hacen

Todos estuvieron acompañados de sus familiares, quienes los alentaban a participar en las diferentes dinámicas.

El pedido de la gran mayoría en sus cartas fue la sanación y volver a tener una vida lejos del entorno hospitalario.

Publicidad

”Él pidió por su salud, para sanar, para vivir tranquilo”, dijo Nicole Chévez, madre de Uzziel, uno de los menores que son beneficiarios de la fundación.

A él le detectaron ependimoma anaplásico cuando tenía tres años.

Panaderías tradicionales de Guayaquil se reinventan y sorprenden a sus clientes con variadas roscas de Reyes

En las cartas de otros niños primó el pedido de volver a la escuela y ver a sus compañeros, así como volver a jugar y a su vida normal, sin la enfermedad.

”Mi hijo pidió por su sanación, que es lo que más le importa, batallar por su vida”, dijo otra de las madres de familia.

Publicidad

Denisse Viteri, gerente de la fundación Casa Ronald McDonald, explicó que este tipo de actividades les devuelve la alegría a los niños y despeja su mente de lo que viven a diario.

Más de 130.000 elementos pirotécnicos fueron retirados durante diciembre pasado en Quito

”Ellos le piden a Jesús, a los Reyes, salud, curarse, ser sanos y tener acceso a la educación”, dijo.

“Muchos piden ser normales, poder ir a la escuela. Tal vez nosotros en el día a día es lo que menos se nos ocurre, pero estos niños nos hacen ver el otro lado de la vida”, añadió Viteri.

Al finalizar el festejo, a la fundación también llegaron funcionarios municipales para entregar a los niños regalos y caramelos. (I)