La celebración del Día de la Madre se realizó en diferentes formas tanto en Guayaquil como en Quito. Decenas de ciudadanos salieron a pasear para festejar este día especial junto con las madres, otros optaron por compras y algunos se quedaron a homenajearla en casa.

En Guayaquil, por ejemplo, el comercio predominó en esta jornada. A más de los gastos en regalos y paseos por el Día de la Madre, las familias aprovecharon la salida para comprar artículos pendientes para el regreso a clases, como útiles escolares, uniformes y otros implementos, a un precio cómodo.

En las papelerías ubicadas en los alrededores del mercado Central había aglomeraciones, unos querían que les dieran el precio de la lista de libros, otros ya habían recorrido varios establecimientos e iban a comprar.

Publicidad

Compras escolares provocan intenso tráfico vehicular, aglomeraciones en negocios y calles de la zona del mercado Central en Guayaquil

En Lorenzo de Garaicoa y Clemente Ballén estaba Milena Soriano, quien llegó con su hermana Adriana a ese sector comercial de Guayaquil. Dijeron que sus hijos van a tercero y quinto año de educación básica y que como están en la misma escuela se han heredado los uniformes para ahorrar, sin embargo, al mayor de los primos sí hay que comprarle todo nuevo.

”Estamos cotizando zapatos también y las camisetas del uniforme de educación básica. Ya he gastado más de 250 con la lista de útiles porque piden hasta papel higiénico y detergente”, comentó Adriana Soriano, quien cargaba algunas fundas.

Álex Soledispa, un comerciante ambulante, promocionaba las camisetas, calentadores, interiores y medias. Contaba que estaban haciendo combos de 25 dólares para atraer compradores, porque hay mucha competencia.

Publicidad

”Imagínese después de dos años todos queremos vender y recuperarnos. Yo quise adquirir mochilas, pero no tuve mucho dinero para invertir”, sostuvo el vendedor mientras atendía a una pareja que probaba la camiseta a una niña en el portal de 10 de Agosto y Clemente Ballén.

Por el centro también minoristas aprovechaban el tránsito de los padres para vender flores, adornos o peluches para el Día de las Madres.

Publicidad

En centros comerciales y plazas hubo eventos por el Día de la Madre.

En otras partes del centro como el Malecón Simón Bolívar, decenas de familias también acudieron a pasear junto con sus madres, algunos optaron por los restaurantes como Mercado del Río, otros estuvieron disfrutando de la comida y postres en la calle Panamá, en el centro.

Los centros comerciales del norte también tuvieron afluencia. Cerca del mediodía había gente que trataba de hacer compras de última hora para las madres. Quienes no cocinaron en sus casas fueron a patios de comida o plazas comerciales, algunas tenían show con música en vivo. En Plaza Romería, en el norte, los comensales que llegaron al mediodía disfrutaron de música al aire libre.

María Fernanda Insua celebra el Día de las Madres junto con sus hijos, su nieta y su mascota Sansón. Foto: José Beltrán. Foto: El Universo

En tanto que otras madres recibieron la visita de sus hijos y familiares en sus casas para compartir el desayuno o almuerzo. Por ejemplo, María Fernanda Insua pasó la mañana en su casa junto con sus hijos, su nieta y sus dos mascotas, Sansón y Selenski. En la tarde tenía prevista la visita de otros familiares.

Mientras que en Quito, familias decidieron acudir a parques y lugares con ventilación, otras prepararon comida en sus casas, al no encontrar reservas en los restaurantes. En las parroquias rurales la dinámica fue la misma, los parques centrales al igual que los restaurantes se volvieron a reactivar económicamente.

Publicidad

Jéssica Chiriboga, quien tiene un local de arreglos florales y globos, dijo que para el Día de la Madre invirtió aproximadamente $ 1.000 y esperaba obtener una ganancia de $ 500 entre toda la venta. “Sí se ha visto movimiento, pero los clientes ahora están buscando arreglos baratos, el año anterior compraban más caros. Sí están golpeados económicamente·, enfatizó.

Otro de los factores que han frenado la producción de arreglos fue el costo de las flores, ha sido más alto que temporadas anteriores, ante la escasez del producto, señaló Chiriboga.

QUITO.- Varias familias decidieron acudir a los parques por el Día de la Madre. Foto: EL Universo. Foto: Andrés Salazar

Los arreglos variaban desde $ 1 hasta $ 45, también ofrecieron plantas bonsáis, con el fin de que los recuerdos para las madres perduren en el tiempo.

Maribel Haro, propietaria de la Panificadora Pifo, organizó a todo el personal de producción y ventas para que estén preparados para vender entre 300 y 500 pasteles. Normalmente, los domingos venden 60 aproximadamente. Sin embargo, sí han tenido la llegada de clientes buscando postres para las madres de su casa.

En la vitrina exhibía un aproximado de 40 pasteles. “Ahora está buena la venta, el año anterior nos fue muy mal, no se vendió casi nada por la pandemia”, añadió. En el exterior del local tenía arreglos con globos que vende en $ 4, aunque a sus clientes frecuentes decidió obsequiar uno de estos.

Mientras tanto, en las plazas los grupos familiares aprovecharon para tomar el intenso sol y refrescarse con helados y granizados, el comercio informal también aprovechó la fecha.

En la capital, los parqueaderos del centro histórico ampliaron su horario de atención, ante la llegada de turistas nacionales y extranjeros que eligieron el casco antiguo para aprovechar el domingo. (I)