Gritaba y expresaba las dolencias como si estuviera a punto de alumbrar. Un doctor la atendía y procedía a realizarle el parto.

No era una paciente, sino Noelle, un simulador que ahora posee el Hospital de la Mujer de la Junta de Beneficencia para que estudiantes y residentes puedan practicar la atención que se debe dar a una mujer que dará a luz.

Allí se ha aperturado una sala que fusionó el Centro de Estimulación Pediátrico del hospital Roberto Gilbert con el Centro de Estimulación Ginecoobstétrico del hospital de la Mujer, donde se recrearán partos naturales o por cesárea.

El Noelle S554100 es un simulador materno y neonatal de parto, de tamaño real y con sistema de precisión.

Está conformado por una mujer y dos neonatos diseñados para recrear situaciones y ambientes fisiológicos de urgencias y emergencias obstétricas que se pueden presentar durante el trabajo real.

Además, al simulador se le pueden aplicar sueros mediante agujetas en sus brazos, puede ser intubada a través de orificios en su nariz, y puede sufrir convulsiones.

Luis Barrezueta, doctor del hospital Roberto Gilbert, indicó que se realizarán talleres, con un tutor y dos especialistas capacitados en el proceso, quienes vigilarán que seis estudiantes por sesión puedan desarrollar sus conocimientos teóricos y prácticos.

La Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) realizó la donación del simulador a esta casa asistencial.

Ernesto Noboa, director de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, agradeció el gesto a Mauro Toscanini, rector de la institución académica, mientras se hacía la demostración de funcionamiento del simulador, que entrará a funcionar a finales de este mes. (I)