Hubo mucha figura ilustre, que no se quiso perder el debut de Lionel Messi con el Inter Miami. Brillaron LeBron James, Serena Williams, Victoria Beckham, Tua Tagovailoa, Gloria Stefan, Kim Kardashian, Becky G. Estrellas con miles de seguidores a sus espaldas que se rindieron como el último de los fans al astro argentino. Fue también especial para dos personas. Los que más brillaron con lo que acababa de hacer Messi. David Beckham, el alma mater del Inter de Miami y que tanto luchó por ver a Messi y a otras estrellas en la joven franquicia. El exfutbolista inglés estaba al borde de las lágrimas después del estreno espectacular de Messi. Sorprendió ver así a Beckham, acostumbrado a los éxitos y a los triunfos. El otro que no se lo podía creer era Jorge Mas, el propietario del club, que se echaba literalmente las manos a la cabeza ante la locura que acababan de contemplar sus ojos.

Más sereno estaba su entrenador Gerardo Martino.

Más abrumados estaban sus compañeros de equipo.Literalmente estaba soñando con los ojos abiertos. Fue increíble. Alucinante. Todos teníamos la sensación de que si hay alguien que podría lograr algo de esa magnitud, ese era Messi”, afirmó tras el partido su compañero Kamal Miller. En la misma línea se expresó el ecuatoriano Dixon Arroyo: “Gracias Dios”. Todos asombrados por la heroicidad de Messi. Espectáculo cinco estrellas.

Publicidad

Tanto como su providencial zurdazo, por encima de la barrera y directo a Cruz Azul, medios de prensa y redes sociales amplificaron la incredulidad de las celebridades que presenciaron el prodigio desde la primera fila.

LeBron James, que se fundió antes del juego en un abrazo con Messi, sacaba fotografías con su teléfono del momento en que la ‘Pulga’ ingresó como suplente en el minuto 54 y la gigante del tenis Serena Williams se quedó con la boca abierta junto a Kim Kardashian al ver el gol decisivo.

“¡¡¡¡INCREÍBLE!!!!”, escribió LeBron James, quien ganó dos anillos para los Miami Heat en la pasada década, al retuitear la diana de Messi.

Publicidad

David Beckham, copropietario del Inter, era abrazado por su esposa, Victoria, y apenas podía contener las lágrimas de la emoción.

El inglés, cuyo fichaje en 2007 por el LA Galaxy puso a la MLS en el mapa futbolístico, había asegurado el domingo pasado en la presentación de Messi que su llegada, por la que trabajó los últimos cuatro años, “era un sueño hecho realidad”.

Publicidad

Tras su agria salida del Paris Saint-Germain, donde llegó a ser abucheado por aficionados en su último partido, Messi vuelve a sonreír en el destino elegido tras cumplir su máximo deseo de conquistar, en Qatar-2022, un título mundial con Argentina.

(D)