El Newcastle United confirmó este miércoles la salida de Steve Bruce como técnico del equipo, lo que supone la primera gran decisión del fondo saudí desde que compró el club.

“El Newcastle puede confirmar que Steve Bruce deja el cargo de mutuo acuerdo”, dijo el conjunto inglés en un comunicado, confirmando la marcha de Bruce después de más de dos años en el cargo, en los que ha terminado decimotercero y duodécimo en la Premier League.

Sin embargo, ahora mismo el equipo es penúltimo con tres puntos tras ocho jornadas, lo que ha precipitado la marcha de Bruce, que el pasado fin de semana, en la derrota 2-3 contra el Tottenham Hotspur, cumplió su encuentro número 1.000 de su carrera.

“Estoy muy agradecido al Newcastle por darme la oportunidad de dirigir este club. Me gustaría agradecer este tiempo a mi cuerpo técnico, a los jugadores y a todos los trabajadores por su gran esfuerzo. Ha habido subidas y bajadas, pero siempre lo han dado todo y tienen que estar orgulloso”, explicó Bruce.

Publicidad

“Este es un club con una gran masa de aficionados y espero que los nuevos dueños puedan sacarlo adelante y posicionarlo donde todos queremos que esté”, añadió.

Su adjunto Graeme Jones dirigirá al equipo para el desplazamiento del Newcastle al campo del Crystal Palace, el sábado, a la espera de conseguir un técnico que lidere el nuevo proyecto del conjunto inglés.

“La gente quería que fallara, me llamaban inútil”

Tras su destitución, Steve Bruce se despachó contra los críticos y dijo que su etapa en el equipo ha sido muy dura, que no le querían y que solo esperaban que fallara.

“Ha sido muy duro. No me querían, sentía que la gente quería que fallara. Decían que era un inútil, una pérdida de tiempo, un inepto táctico estúpido”, dijo Bruce en una entrevista con The Telegraph en la que dejó caer que este ha podido ser su último trabajo.

Bruce, de 60 años, cree que el partido que dirigió el pasado fin de semana ante el Tottenham Hotspur puede ser el último de carrera deportiva.

“Creo que este puede ser mi último trabajo. Mi familia ha estado preocupada por mí, especialmente mi mujer. Ha tenido que lidiar con la muerte de mis padres, los suyos no han estado demasiado bien y encima estaba yo con lo que he tenido que pasar en los últimos dos años”, apuntó el técnico.

“Ha estado acompañándome durante toda mi vida, fuera a donde fuera. Ahora tengo 60 años y no sé si quiero que vuelva a pasar por eso. Tenemos una buena vida y, sí, puede que este sea mi último trabajo... Hasta que me llame algún presidente. Nunca digas nunca, es algo que he aprendido en mi vida”, añadió Bruce. (D)