La estadounidense Katie Ledecky logró, por fin, la ansiada medalla de oro que se le había escapado hasta en dos ocasiones en estos Juegos de Tokio, tras convertirse este miércoles en la primera mujer en proclamarse campeona olímpica de los 1.500, una de las tres pruebas que se han estrenado en el programa en la capital japonesa.

Ni la tremenda decepción que sufrió apenas una hora antes en la final de los 200 libre, en la que no sólo volvió a ser derrotada por la australiana Ariarne Titmus, sino en la que ni tan siquiera logró subir al podio, impidió a Ledecky encontrar refugio en una sus pruebas favoritas.

Triple campeona del mundo y plusmarquista universal de la distancia con unos sensacionales 15:20.48 nadie podía parecer capaz de impedir a la norteamericana colgarse el oro en el estreno olímpico de los 1.500.

Foto: AFP

Tal y como Ledecky se encargó de recordar a sus rivales, tras tomar la iniciativa de la prueba desde el primer largo, lo que ya anticipaba, como es la costumbre, una carrera en solitario de la estadounidense.

Publicidad

Pero la taciturna Ledecky que ha llegado a estos Juegos no se parece en nada a la de anteriores competiciones y si antes las escapadas de la nadadora de Washington anticipaban unas gigantescas diferencias, en esta ocasión no fue así.

De hecho, Katie Ledecky, que nunca vio en peligro su victoria, tan solo aventajó en cuatro segundos a su más inmediata perseguidora, la también estadounidense Erica Sulivan, tras imponerse con unos “discretos” 15:37.34.

Foto: AFP

Dos segundos más que el tiempo -15:35.35- que Ledecky firmó en las preliminares y que constituye el primer récord olímpico y casi 17 segundos más que los 15:20.48 que ella misma posee desde mayo de 2018 como récord del mundo.

Unas marcas “humanas” que permitieron a Erica Sulivan, plata con un tiempo de 15:41.41, y a la alemana Sarah Kohler, bronce con un crono de 15:42.91, estar más cerca que nunca de la nadadora estadounidense.

Una Katie Ledecky que intentará repetir el triunfo cosechado este miércoles en la prueba larga en los 800 libre, donde la norteamericana se volverá a encontrar con la australiana Ariarne Titmus, oro en estos Juegos tanto en los 200 como en los 400 libre. (D)