Los repuestos son una pieza clave para la vida útil del vehículo, así como para la seguridad del mismo. Su estado y reemplazo oportuno son factores importantes a tomar en cuenta para garantizar durabilidad y correcto desempeño del automotor, evitando daños a las piezas y gastos económicos innecesarios.

Por esta cuestión, es necesario tener una idea básica de cuándo se deben revisar y cambiar las piezas más comunes, considerando el kilometraje de cada unidad.

Los repuestos de mantenimiento periódico se deben reemplazar en base al manual de cada vehículo, y también las indicaciones de aceite que recomienda la marca. De todas maneras, existen tiempos promedios que deben ser considerados para evitar daños.

A continuación se enlistan los distintos tipos de repuestos que requieren cambio según determinado kilometraje:

Publicidad

  • Filtro de aceite: Cuida que las partículas que se generan por el funcionamiento del motor no dañen los componentes internos.
  • Filtro de combustible: Preserva las partículas que se encuentran en el combustible no dañen los inyectores del motor e ingresen a los componentes.
  • Filtro de aire: Protege las partículas que se encuentren en el aire al ingreso en el motor sea lo más limpio posible y no dañe partes internas.
  • Bujías: Su deterioro suele generar mal funcionamiento del vehículo, esto se da por efecto de deterioro del material.
  • Banda de distribución: Si no se realiza un cambio periódico puede romperse y ocasionar daños severos al motor.
  • Zapatas de freno: Se desgasta por fricción, puede ocasionar pérdida de accionamiento del freno.
  • Nivel de refrigerantes: Evitan el sobrecalentamiento del motor.
  • Cambio de llantas: Evita que el desgaste ocasione pérdida de agarre con el pavimento.
  • Cambio de pastillas: Cuida el correcto funcionamiento de los frenos.
  • Cambio de Embrague: El desgaste por fricción puede ocasionar pérdida de accionamiento del embrague y mal ingreso de las marchas del vehículo.

Repuestos que deben revisarse o cambiarse según kilometraje

5 000 km: Cambio filtro de aceite; Limpieza filtros de aire; Inspección general

10 000 km: Cambio filtro de aceite; Cambio filtro de combustible; Limpieza filtros de aire: Inspección general

20 000 km: Cambio filtro de aceite; Cambio filtro de aire; Cambio zapatas de freno; Calibración embrague; Limpieza filtros de aire; Inspección nivel de refrigerantes

30 000 km: Cambio filtro de aceite; Cambio de bujías; Cambio de aceite en caja de cambios; Cambio de aceite diferencial; Limpieza filtros de aire; Inspección general

50 000 km en adelante: Cambio de aceite dirección hidráulica; Calibración válvulas del motor; Inspección de frenos y calibración de embrague; Cambio de aceite diferencias y de caja de cambios; Cambio de banda (80.000 km); Cambio de embrague (100.000km); Cambio de filtro de aire

*Es importante considerar que estos kilometrajes varían según la marca del vehículo y el tipo de manejo que se le dé.

Publicidad

Para saber si alguna de estas partes requiere cambio se debe prestar atención a ciertas señales. Por ejemplo, cuando el pedal suele estar muy bajo es una alerta a tomar en cuenta. Por otro lado, si existe ruido al frenar, también es una señal de mal estado de las pastillas.

Cabe destacar que la vida útil de los repuestos depende de distintos factores que pueden comprometer el correcto funcionamiento de los mismos, algunos de estos son: no realizar mantenimientos periódicos, manejo brusco y sin precauciones, mal uso del embrague, uso de repuestos no originales y no realizar una inspección diaria previa a la conducción.

Importancia de la revisión vehicular y cambio de repuestos

“Las revisiones vehicular y chequeos periódicos de vehículos nunca se pueden postergar, el no realizarlas a tiempo puede causar graves daños al vehículo, se vuelve más propenso a accidentes de tránsito o a quedarse varado en la vía”, explicó Bladimir Vásquez, Gerente Nacional de Servicio de Teojama Comercial. ¿Cuándo debo realizar este chequeo?

  • Acorde al manual de operación: Todo vehículo pesado o liviano incluye un manual que indica cada cuanto se debe hacer un chequeo del vehículo. Es importante cumplirlo en medida de lo posible, ya que las marcas crean esta guía en base a las necesidades específicas de sus distintos tipos de vehículos.
  • En caso de detectar alguna anomalía o daño: Cuando se nota algún comportamiento o “sensación” inusual en el auto (frenos más suaves, palancas más difíciles de mover, etc). En este caso se debe acudir de forma urgente al taller especializado para sacar un diagnóstico efectivo y cambiar las partes afectadas, si así lo requieren
  • Al concluir su vida útil: En base a la guía mencionada anteriormente, saber cada cuanto se deberían cambiar los repuestos, especialmente aquellas de mantenimiento periódico como filtros, tamices, bujías y aceites tienen rangos de uso definidos para cada una de las marcas.
  • Repuestos que se desgastan con facilidad: Tomar en cuenta que ciertas partes del vehículo como pastillas de freno, embrague y bandas tienen una vida útil menor a otros repuestos, por lo tanto requieren ser chequeados y/o cambiados con mayor frecuencia

Cómo prevenir daños en los repuestos del auto:

  • Manejo seguro y adecuado: Evitar el mal uso del embrague, no presionar todo el pedal al cambiar de velocidad o marcha, esto puede afectar al disco y los piñones dentro de la transmisión.
  • Evitar excesos de límites de velocidad: Al momento de frenar bruscamente se desgastan y ocasionan sobrecalentamiento de los componentes.
  • Realizar mantenimientos periódicos: Los componentes deben ser revisados y cambiados de acuerdo a los manuales definidos por la marca, y según el tiempo de uso y Kilometraje del vehículo. (F)