La fundación Fasinarm, que apoya a personas con discapacidad intelectual, apuntó a la innovación y transformación de sus estrategias para enfrentar la crisis.

Por ejemplo, de acuerdo con Laura Noboa, miembro del Comité ejecutivo del Consejo Directivo de Fasinarm, en el centro educativo se procedió a preparar las clases virtuales para los 250 alumnos de forma innovadora.

“Nuestros alumnos una plataforma en común: WhatsApp, por lo que procedimos a elaborar un modelo de enseñanza a través de videos, realizados por nuestros docentes y técnicos, en combinación con atención personalizada en video llamadas de Whatsapp”, señaló Noboa.

Asimismo, la búsqueda de donaciones de tablets para los estudiantes que lo necesiten.

Al igual que las organizaciones antes mencionadas, Fasinarm también fue golpeada por la crisis y las esperanzas de recuperación se concentran en el próximo año.

Este 2020 las donaciones se paralizaron y las pensiones pagadas se redujeron, pues muchos padres de familia quedaron desempleados por la pandemia.

En lo organizacional, según Noboa, la plantilla de colaboradores se redujo, igual que la jornada laboral y los sueldos de un porcentaje de los administrativos.

Además se cerraron los talleres formativos de costura y empaque, para continuar confeccionando franelas, actividad que genera ingresos para la Fundación.

Las donaciones de equipos, o de cualquier tipo, pueden realizarse poniéndose en contacto con la fundación a través del correo fasinarm@edu.ec. (I)