A Hogar de Cristo la sostenibilidad de sus proyectos les ha permitido seguir trabajando pese a las condiciones económicas.

De abril hasta la fecha, la organización ha realizado 28.500 donaciones gracias a contribuciones de la empresa privada y organizaciones internacionales.

Según la directora financiera de la ONG, Bethsaida Hidalgo, la autonomía que manejan los beneficiarios de proyectos les ha ayudado a enfrentar la situación.

Por ejemplo, en Monte Sinaí, ante la escasez de alimento ocasionada por la emergencia, la comunidad creó un comedor que ellos mismos administran, de manera que el papel de la organización es más asistencial.

“Ellos son los precursores de su propio desarrollo, nosotros hacemos un acompañamiento, un apoyo”, señala Hidalgo.

La austeridad en el manejo de recursos y un fondo de reserva para emergencias y catástrofes también aligeraron la carga.

No obstante, Hidalgo confiesa que el apoyo empresarial se ha reducido, al igual que el número de proyectos, no solo por la pandemia sino porque, en general, es cada vez más difícil que las ONG encuentren sostenibilidad en la dependencia de sus proyectos. “América Latina como tal viene siendo cada vez menos sujeto de apoyo internacional, a no ser ciertamente cuando se dan ciertas catástrofes”, analiza.

Si bien Hogar de Cristo no está pasando por una situación de emergencia, poco a poco sus arcas se van agotando. Las contribuciones se reciben en la sección Donaciones de la página www.hogardecristo.org.ec. (I)