Un escuadrón de más de 200 uniformados sorprendió a los comerciantes de las calles Chile y Ayacucho, en el sector de la Bahía, en el centro de Guayaquil, en el primer día de intervención de esa zona debido a denuncias de corrupción, robos y venta de droga.

Esta cuadrilla fue parte de al menos 800 agentes de la Policía Nacional, 200 de control metropolitano y más miembros de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) que se distribuyeron en diversos puntos de la Bahía para iniciar los controles.

Esta medida se llevó a cabo luego de que el Municipio de Guayaquil anunció la separación de 42 agentes por actos indebidos como el cobro de coimas, dinero o mercadería que entregaban los comerciantes informales por permanecer en el espacio público.

Ahora el sector del centro de la urbe está dividido en tres sectores: el área del mercado Central, la zona desde avenida Olmedo hacia el Malecón, sentido norte, y la avenida Olmedo hasta Coronel, sentido sur.

Publicidad

Durante el recorrido se evidenció que cuartos de medidores se usaban como bodega de mercadería de comerciantes informales. César Velasteguí, vocero municipal, comentó que esta mercadería obstaculizaba la circulación de aire y pudo causar algún incidente.

Agregó que en otro de los callejones, en un baño público se encontraron implementos, como parasoles, diez cajas de mercadería y sillas, maniquíes, además de artículos que ofrecen vendedores informales. Uno de los recipientes estaba lleno de zapatos nuevos que aparentemente pertenecen a un comerciante que se ubica en las aceras de la zona.

A su vez, Gustavo Zúñiga, director de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales, constató la utilización de ese lugar como bodega y aseguró que la persona encargada del baño será removida de su cargo de manera inmediata.

Además se clausuraron dos locales en la Bahía, que tenían mercadería en la vía pública, o sea en los soportales

Durante los recorridos, vendedores informales se mostraron inconformes con las nuevas disposiciones por lo que intentaron causar desorden y confrontación en contra de funcionarios municipales, pero los uniformados lograron controlar la situación y no hubo heridos ni detenidos.

Sin embargo, al sector de la Bahía siguieron llegando comerciantes de todo tipo y hubo diversas opiniones en torno a estos operativos. Por un lado, los dueños de locales y módulos indicaron que están conformes con los controles, ya que había mucha competencia desleal con el bajo costo que ofrecen los informales.

Publicidad

Asimismo, comerciantes informales llegaron sin su mercadería por temor a que sea decomisada, pero sí aprovecharon para autoconvocarse para hacer un pedido oficial ya que buscan trabajar y lograr un sustento económico.

Yo soy madre soltera, tengo cinco hijos. Vendo interiores. ¿Cuánto gano a diario? 8, 10, 12 y eso me sirve para que mis hijos coman. Qué hago si no trabajo. Yo soy ecuatoriana, pero también hay madres venezolanas que buscan alimentar a su familia”, lamentó Rocío, residente de las Malvinas, que labora como ambulante en la Bahía.

Personal municipal y de la Policía Nacional informó que estos operativos se reforzarán este fin de semana para los controles del orden y de prevención de delitos. La semana pasada se clausuraron 1.000 locales que eran usados como bodegas clandestinas en el sector de la Bahía. (I)