Opiniones divididas entre la ciudadanía ha generado el anuncio de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, de que se condonará el 50 % del valor de las multas de tránsito sancionadas mediante ordenanza municipal como es el caso de la invasión del carril de la Metrovía, el bloque de intersecciones o estacionarse en sitios destinados para personas con algún tipo de discapacidad.

Las tres se sancionan con un salario básico ($ 400).

Esta medida no se aplicará en contravenciones penadas en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), como exceder los límites de velocidad o manejar en estado etílico, por ejemplo.

La idea del Municipio porteño es darles “un respiro” a los infractores, considerando la crisis económica provocada, entre otras cosas, por la pandemia del COVID-19.

Publicidad

“Sabemos que con la crisis sanitaria la economía de miles de guayaquileños fue afectada, por lo que con esta medida buscaremos darles un respiro a más de 73.000 familias con más de $ 6,9 millones en multas a condonar”, expuso.

Sin embargo, hay quienes consideran que flexibilizar las sanciones económicas puede coadyuvar a que haya más de esas infracciones citadas.

“Por controlar y sancionar falta hartísimo, algo lamentable es que hay que estar atrás de los agentes (de tránsito) para que sancionen el tema de la doble fila, por ejemplo”, comentó Alberto Hidalgo, vocero del colectivo Masa Crítica Guayaquil, quien agregó que el fin de las normas es que estas se cumplan por el bien de peatones, ciclistas y demás.

Él considera que el problema de fondo es la falta de educación vial y la no aplicación de las leyes. “Al final del día son cosas que pasan y pueden ocasionar cosas más graves, como ya nos ha pasado con la invasión de ciclovía en la Isidro Ayora” (avenida del norte), manifestó ayer Hidalgo.

Jairo Chóez, quien realiza servicio de transporte, dijo estar de acuerdo con la condonación porque hay que tener en cuenta la crisis económica, “si se baja la deuda, eso impulsa a cancelar ese monto y estar libre de multas”.

Para la aplicación de esta medida, el Concejo Municipal espera el segundo y definitivo debate. El miércoles último se aprobó la resolución en primera instancia. (I)