Por el Día del Padre, comerciantes de la Bahía de Guayaquil esperaban obtener altos réditos al vender sus productos. No obstante, este domingo 20 se registró poca afluencia de clientes en esta zona comercial.

Alberto Mestanza, vendedor de ropa, manifestó que pocas personas se acercaron a su local para preguntar por precios o comprar algún presente.

Danny Trejo, comerciante de electrodomésticos, vociferaba en los exteriores de su negocio para atraer a clientes. Sin embargo, las ventas no fueron lo que esperaba. “Es raro porque en el Día de la Madre se llevaban del establecimiento neveras, cocinas, lavadoras como regalo, y ahora nada”.

A lo largo de la Bahía, varios comerciantes lamentaban la poca afluencia de usuarios. Algunos incluso optaron por cerrar sus negocios temprano.

Gustavo Rueda, expendedor de relojes, no completó la jornada y cerró a las 14:00 ante la falta de clientes.

Pero si en la Bahía hubo quejas y malestar por la poca afluencia de compradores, el Malecón Simón Bolívar marcaba un contraste. Decenas de personas, familias enteras, paseaban sobre sus adoquines.

En Mercado del Río, punto gastronómico de la ciudad, hubo alta cantidad de usuarios. Sin embargo, no estuvo totalmente lleno, pues se respetó el aforo establecido por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal.

En el resto de la ciudad el movimiento fue intenso. Se registró alto tránsito vehicular en avenidas y zonas cercanas al Malecón Simón Bolívar, las ciudadelas Alborada, Urdesa, Miraflores y otras del norte. (I)