El Museo Nacional del Cacao de Guayaquil registró 12.300 visitas desde su apertura al público, el pasado 28 de julio. Este espacio cultural, ubicado en las calles Panamá e Imbabura, se levantó en la Casa Patrimonial Guzmán- Aspiazu, construida por el arquitecto Francesco Maccaferri y una de las primeras casas de cemento al estilo art nouveau.

Su reparación y restauración estuvo a cargo de la Fundación Siglo XXI y la Municipalidad de Guayaquil.

El museo está abierto al público de martes a domingo, desde las 10:00 hasta las 17:00. A los visitantes nacionales se les sugiere una contribución voluntaria, mientras que a los turistas extranjeros se les cobra un valor de $ 5.

“Contamos con audioguías gratis para las personas con discapacidad”, indicó la directora del museo, Mariuxi García.

El aroma a cacao regresa a la calle Panamá con la inauguración de museo que celebra la identidad guayaquileña

Entre sus actividades, el museo, en el espacio Garage Guayas, realiza presentaciones culturales y música en vivo, de acuerdo con la programación de la semana. Además, es pet friendly.

“El museo es completo, didáctico y resalta la historia del cacao, su importancia y las variedades de cacao que hay en nuestro país. Es interesante conocer que originariamente viene de esta parte del mundo”, expresó la visitante Paola Durán.

Para la propietaria de la cafetería Mula Ciega, Patricia Illingworth, cuyo negocio está ubicado en la calle Panamá, tener el museo en este sector activa el comercio.

“Es una gran ancla para los negocios. Muchas personas vienen a visitarlo y luego de su recorrido desayunan, consumen nuestros productos o van al local de la vuelta, que tiene la producción de chocolate”, concluyó. (I)