Decenas de feligreses acudieron la mañana de este domingo a las misas en que se hizo el encendido de la primera vela de la corona de Adviento, tradición cristiana que marca el inicio de preparación de la Navidad, desde el 28 de noviembre hasta el 24 de diciembre.

El fray Luis Eduardo Quimuñez, párroco de la parroquia Santo Domingo de Guzmán, explicó que el periodo del Adviento significa un nuevo comienzo, un tiempo de reflexión y un renacer de la esperanza a pesar de tiempos diíficles.

“Es un tiempo especial porque nos dejamos guiar por este camino, es un caminar de la esperanza. Ahí donde estamos desesperados, cabizbajos, desalmados, entristecidos, el Adviento nos dice: levántate, despierta, vuelve a orar, vuelve a confiar. En estas misas hemos recapitulado en el corazón de las personas que a pesar de sus situaciones, de su diario vivir, de su ajetreo, se vuelven a encomendar a Dios, empiezan a creer en Dios”, explicó.

Agregó que el Adviento se celebra con la corona y sus cinco velas, tres son de colores morados, una rosada y una blanca. El primer domingo de Adviento se inicia con la morada; luego, el siguiente domingo 5 de diciembre, va la otra morada; se hace un paréntesis y se sigue con la rosada que es sinónimo de alegría, y el siguiente domingo se enciende la última de tono morado.

Publicidad

Añadió que la mañana de hoy decenas de familias acudieron a celebrar la eucaristía, también estuvieron los integrantes de agrupaciones religiosas.

Virginia Benalcázar, integrante del Movimiento Juan 23, explicó que tomó el inicio del Adviento como un tiempo de preparación, de espera de la llegada de nuestro Niño Jesús. “Hemos prendido hoy esta luz de esperanza porque va a nacer Jesús”, dijo.

Oración familiar para rezar en el primer domingo de Adviento

Comentó que no es necesario ir a la misa para celebrar el Adviento, se lo puede conmemorar en casa, con el encendido de su primera velita, la lectura de un padrenuestro, avemaría, leyendo el evangelio de hoy.

“Que entreguemos al Señor todas las cosas que nos agobian, entreguemos todas las cosas pasadas que hayamos hecho mal, tratemos de reivindicarnos en estos últimos días del año”, comentó Teresa Carrascal, del mismo movimiento religioso.

Padres de las diferentes parroquias aconsejaron para este periodo que los feligreses deben acudir a confesarse, tratar de no faltar a misa, comprometerse con el Señor en la caridad, priorizar propósitos de vida, escuchar atentamente la palabra del Señor, entre otras más. (I)