Dueños de bares, restaurantes y hasta hoteleros están preocupados por los últimos avisos de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, a través de sus oficinas diplomáticas, para que sus conciudadanos tengan mayor cuidado o eviten visitar zonas peligrosas del país, con especial énfasis en Guayaquil.

“Los grupos criminales transnacionales y las pandillas locales que operan en Guayaquil han llevado a cabo recientemente una serie de delitos violentos en la región al sur de la avenida Portete de Tarqui, que incluyen varios asesinatos y asesinatos selectivos, robos a mano armada y asaltos”, dice el comunicado de la Embajada de Estados Unidos en Ecuador, publicado el pasado martes.

Cinco días antes, el Gobierno canadiense, a través de su página oficial para viajes y turismo, emitió un comunicado para que sus ciudadanos “estén alertas” y conozcan los posibles riesgos a la seguridad personal que puedan presentarse en determinados sectores de Ecuador, poniendo énfasis en las provincias fronterizas de Esmeraldas y Sucumbíos “debido a delitos violentos”, y además les pidió estar vigilantes en ciertos sectores de Pichincha y Guayas.

“Es completamente preocupante lo que sucede con la imagen del Ecuador a nivel internacional. Esta situación afectará gravemente al turismo receptivo del país”, sostiene Holbach Muñetón, presidente de la Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo del Ecuador.

Publicidad

Los sicariatos son cada vez más constantes en Guayaquil, donde las muertes violentas, incluidas las que se producen en Durán, sobrepasan las 400 en lo que va del 2021.  FOTO Jorge Guzman  Foto: El Universo

¿De qué sirven los esfuerzos del Gobierno respecto a la vacunación contra el COVID-19 para lograr una reactivación económica, si por otro lado nos desborda una inseguridad que ahuyenta al turismo, perjudica a los ciudadanos y a los dueños de negocios?

“Es bueno haber salido de una lista de restricción por COVID, eso hay que promocionarlo; lo terrible es que nos pongan en una lista de países inseguros, eso es terrible para todos los mercados, no solo para el sector turístico, cuando lo que más necesitamos es reactivación económica porque a un país inseguro nadie lo quiere”, expresa Muñetón.

Los ciudadanos norteamericanos eran, antes de la pandemia, los principales clientes de los hoteleros ecuatorianos, asegura Muñetón. Venían unos 400.000 al año antes de la crisis por el COVID-19. “Este mercado es importante porque está cerca, Ecuador tiene su misma moneda e incluso hay colonias de norteamericanos que viven en el Ecuador; perder a este cliente número uno es peligroso”.

Los canadienses venían en menor número (50.000 por año), pero “también es un mercado ancla” muy considerable para los hoteleros ecuatorianos.

Disputa entre carteles mexicanos ahora se da con drones en cárceles locales

Para Mauro Sukonota, miembro del directorio de la Feria Internacional de Turismo del Ecuador (Fetur), es “lamentable y penoso que algunos países como Canadá recomiendan a sus ciudadanos no visitar Ecuador debido al alto índice delincuencial.

El dirigente conmina al Gobierno nacional a “tomar medidas en temas de seguridad y diseñar una campaña para recuperar la imagen del país a nivel internacional”.

Publicidad

Ernesto Vásquez, presidente de la Asociación de Propietarios de Centros Nocturnos del Guayas, dice que respeta la decisión de las diplomacias de Estados Unidos y Canadá, aunque no comprende por qué solo señalan al sur, “cuando todo Guayaquil es una zona roja”.

Su bar, llamado Nikita y ubicado en la 38 y García Goyena, una de las zonas señalada como peligrosa, no es visitado por turistas de ese país, pero cree que la advertencia estigmatiza al sector. Como representante de su gremio, afirma: “En nuestros bares no ha habido muertes violentas, gracias a Dios, allí hacemos cacheos. No digo que no pueda pasar, pero en Guayaquil a uno lo pueden matar al lado de la Gobernación, si quieren, de tan armados que andan los delincuentes”.

Al igual que Muñetón y Sukonota, Vásquez pide acciones concretas al Gobierno, que ya ha dispuesto un trabajo conjunto entre la Policía y las Fuerzas Armadas en Guayaquil y Durán, donde se contabilizan más de 400 muertes violentas en lo que va del año.

Víctor Araus: Vamos a recuperar el espacio público en Guayaquil para restarle lugares de acción a la delincuencia

El sector turístico pretende que, al mejorar la seguridad, logren captar más turistas y que estos tengan más tiempo de permanencia en el país. Pero hacen falta más cosas que piden al Gobierno concretar, porque fueron ofertas de campaña: eliminación del impuesto del 2 % a los microempresarios; renegociación de deudas, créditos blandos, revisión de tarifas como la EcoDelta y promoción internacional.

Reacción de Relaciones Exteriores

La Cancillería, mientras tanto, se ha referido al aviso del Gobierno de Canadá. Esta alerta “está siendo monitoreada por la Embajada del Ecuador en Canadá para solicitar la mayor objetividad en la información y evitar desalentar al turismo”.

Y agregó que “como se ha hecho antes, se solicitarán las debidas actualizaciones que permitan tener una visión objetiva de la seguridad ciudadana y turística en el Ecuador, acorde con las gestiones que ha emprendido el Gobierno nacional en materia de seguridad”.

Por su parte, la Embajada de Estados Unidos en Ecuador aclaró que su lista de 22 países, donde está Ecuador, se basa en factores geográficos, comerciales y económicos que permiten el tránsito o la producción de drogas, incluso si un gobierno ha llevado a cabo el “control de drogas más asiduo”.

Además, el anuncio sobre las restricciones de movimiento en el sur de esta ciudad “es coincidencia en este momento”, dice la diplomacia norteamericana, que ratifica su cooperación en materia de seguridad y lucha antidrogas con el actual régimen.

“El anuncio está enfocado en proteger a nuestros ciudadanos y responde al aumento de la violencia localizada, relacionada con las drogas, a medida que las organizaciones criminales encuentran cada vez más difícil sacar de contrabando sus drogas ilegales fuera del Ecuador”, asegura la Embajada.

Y resalta, como contexto, los esfuerzos que hace Ecuador en la lucha antidrogas. “El Ecuador incautó cantidades récord de cocaína en los últimos años: 76 toneladas métricas en 2019 y 128 toneladas métricas en 2020. Con más de 122 toneladas métricas de cocaína ya incautadas en 2021, se espera que Ecuador logre récords aún mayores este año en la lucha contra las organizaciones transnacionales de narcotráfico”. (I)