En varias zonas de Guayaquil se han incrementado los robos a personas y asaltos a conductores. Uno de estos puntos es la calle Guaranda, que conecta el centro con el sur de la urbe porteña. En al menos diez cuadras se han registrado estos delitos durante los últimos meses.

Antonio D. fue víctima de la delincuencia hace unas tres semanas. Eran las 17:00 de un viernes cuando transitaba en su vehículo en la intersección con la calle Gómez Rendón. Dos sujetos caminaban en el sentido contrario de la vía. Junto a ellos, otro individuo se movilizaba en una bicicleta.

“Se estaban riendo (los sujetos). Fue rápido, me tiraron una bujía a mi ventana, pero la tiraron algunas veces, hasta que la rompieron. Se me llevaron el celular y algo de dinero que tenía al lado del tablero, incluso se que me querían llevar las llaves del carro”, manifestó el ciudadano.

Dijo que los conductores que estaban en carros detrás de él comenzaron a tocar sus bocinas para que los delincuentes lo dejaran. Dos de los ladrones huyeron en la bicicleta, otro se fue corriendo.

Publicidad

“Un policía llegó en moto rápido, parece que estaba cerca, llegó a los tres, cuatro minutos. Los buscamos, tratamos de seguirlos, pero ya no los encontramos. No puse la denuncia porque me parece una pérdida de tiempo”, comentó la víctima.

Recordó que los asaltantes eran jóvenes. “No tenían más de 20 años, diría que son hasta menores de edad”, expresó.

Este tipo de delitos se ha replicado en los últimos meses. Miguel Buitrón vive cerca del parque Forestal, sobre el lado de la calle Guaranda. Manifestó que a diario toma esta vía en su vehículo para ir a su casa.

“En la (intersección con la calle) Venezuela, en Capitán Nájera, en Portete, El Oro, son zonas peligrosas. Ya algunos vecinos me han comentado que casi les roban regresando a la casa, y efectivamente usan bujías y baterías para romper los vidrios”, manifestó.

Hombre muere apuñalado en una riña callejera en el centro de Guayaquil

Lamentó que los policías no realizan operativos en esta calle, ni en zonas aledañas. Son pocas las rondas que realizan, sostuvo el ciudadano.

“Tenemos algunos meses con este problema y no vemos que hay solución, estamos a merced de los delincuentes. No se puede vivir así”, expresó.

Publicidad

Laura V., otra vecina del sector, manifestó que los robos a conductores son frecuentes entre las 17:00 y las 19:00.

“Aquí todos sabemos que los delincuentes esperan a que los carros paren en el semáforo rojo para robarles, que hay calles más peligrosas que otras, pero parece que la Policía no toma en cuenta eso”, sostuvo.

Sauces 2

Habitantes de Sauces 2 también viven en zozobra por los últimos hechos delictivos registrados en esa zona norteña.

Los robos a personas y domicilios son constantes en este sector. A pesar de contar con botones de pánico y cuidadores de carros en las noches, estos robos continúan.

Cuatro personas asesinadas en hechos violentos registrados en el sur de Guayaquil

En vehículos y motos, los delincuentes dan vueltas para observar alguna casa con la puerta abierta o si un negocio está sin clientes. Al percatarse de ello, ingresan y se sustraen objetos o roban a personas.

Marcelo E. es morador de esta ciudadela en el norte porteño. Aseguró que, en el día, el patrullero policial solo pasa una vez. “No es bueno el control que hacen”, expresó.

Varios moradores solicitan la instalación de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC). Asimismo, que mejoren las condiciones de un puesto policial ubicado en un parque de esta zona, donde hace pocas semanas el municipio porteño rehabilitó una cancha de fútbol.

Hicieron un llamado a la comandante general de Policía, Tannya Varela, para que escuche sus pedidos. (I)