GUAYAQUIL

Publicidad

Plaza Gastronómica del Buijo Histórico intenta reactivarse con el refuerzo de rondas para preservar la seguridad de visitantes; usuarios piden más luminarias

En el malecón del Buijo están ubicados ocho establecimientos de comida.

Policías realizan rondas dentro y en los alrededores del malecón del Buijo Histórico. Foto: Ronald Cedeño Foto: aRCHIVO

Publicidad

Que la presencia de clientes a la Plaza Gastronómica del Buijo Histórico se ha mantenido y se recupera a pesar de los hechos lamentables de hace varias semanas que terminaron con la vida de un joven profesional, dicen los dependientes y propietarios de negocios en ese punto turístico del cantón Samborondón.

La plaza, el 20 de mayo, fue el escenario del asesinato de un joven de 32 años. Hasta ese lugar llegó un hombre armado que disparó al hombre mientras estaba en una mesa con algunas personas. El hecho se viralizó en redes sociales y dio paso, incluso, a que el presidente de la República aborde el tema dentro de su informe a la nación.

“Se han retomado los shows en vivo, las familias volvieron a llegar a la plaza y poco a poco se va recuperando todo”, dijo la trabajadora de uno de los ocho locales que están instalados dentro del espacio gastronómico del Buijo.

Publicidad

El recinto Buijo Histórico entra en una transformación artística para postular como Pueblo Mágico del Ecuador

Inés Mancero, directora de Turismo del Municipio de Samborondón, dijo que hay que dejar en claro un tema y es que cuando sucede este tipo de hechos lamentables no solo en Samborondón, sino en otras ciudades, muchas de las veces no depende del lugar.

“Son hechos y situaciones externas al manejo de los establecimientos, pero hay que considerar que cuando suceden estos hechos, obviamente, se queda afectada por un tiempo la imagen”, señaló.

Mancero sostuvo que es normal que haya un cierto rechazo por parte de la ciudadanía de asistir a un lugar luego que se haya registrado un asalto, robo o asesinato dentro de algún punto en específico. Un caso parecido sucedió en 2020 cuando se dio un asesinato en una plaza comercial del cantón, pero tiempo después la gente volvió al sitio, anota la funcionaria.

Publicidad

Ocho locales están ubicados en la Plaza Gastronómica del Buijo Histórico. Foto: Ronald Cedeño  Foto: El Universo

“La gente vive en zozobra por el ambiente de inseguridad que no solo es en un cantón, sino en todo el país. Sin embargo, este tipo de espacios son de disfrute familiar y las personas vuelven por lo pintoresco y lo que se ofrece para esparcimiento”.

En Samborondón ya se ejecuta un plan de seguridad que es impulsado desde el Municipio. Allí se incluye a todos los recintos, así como el Buijo. Por el momento, indicó Mancero, se han incrementado las rondas por parte de agentes de la Policía Municipal y Nacional. De hecho, hay dos uniformados de la Policía Nacional que permanecen en el malecón del Buijo todo el día para custodiar a los visitantes.

Publicidad

Murales y juegos infantiles forman parte de las atracciones del malecón. Foto: Ronald Cedeño  Foto: El Universo

En este sitio turístico también se prevé la construcción de un UPC para fortalecer el control en la zona.

Un comportamiento que se ha detectado por parte de los visitantes es que evitan quedarse hasta altas horas la noche. Las familias salen más temprano y regresan a sus casas entre 21:00 y 22:00.

María López, quien visitó el malecón al mediodía del sábado 11, dijo que ella junto a su familia son visitantes usuales del Buijo. “Antes veníamos todos los fines de semana desde las 12:00, ahora venimos pasando un sábado y nos vamos temprano porque se vuelve peligroso transitar por la zona”, aseguró.

El Parque Histórico de La Puntilla se reconfigura con la oferta de rutas fluviales

De la misma manera, Sofía Mestanza mencionó que junto a su grupo de amigos suelen estar hasta máximo las 22:00. “Vivo en Samborondón y preferimos solo estar un par de horas y volver a casa porque tememos robos o asaltos, no solo en el Buijo, sino de camino a casa”, refirió.

Publicidad

Según el representante de una cafetería, que se instaló hace dos semanas en la plaza, también se mantienen diálogos entre los dueños de los locales para emplear estrategias que atraigan a más clientes.

Un pedido puntual que se realiza para la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) es que se instalen nuevas luminarias o se reparen las existentes en los alrededores del Buijo. “Es totalmente oscuro y eso frena a los visitantes que quieran llegar. Nadie va a querer asistir a un sitio oscuro”, remarcó el vocero de la cafetería. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad