Una familia que excavaba a pocos metros de su casa el sábado se topó con un inesperado hallazgo: una osamenta. Ocurrió en el recinto Nueva Esperanza en el cantón Pedro Carbo. Y quienes encontraron los huesos fueron una pareja de adultos mayores y su nieto de 11 años.

Los tres sacaban tierra para rellenar el patio de la vivienda donde habitan cuando con la pala golpearon lo que creían era una piedra, manifestó la fiscal Carolina Ruiz.

Un antropólogo forense y agentes de la Unidad de Muertes Violentas (Dinased) de Salitre terminaron de desenterrar los huesos.

Los restos fueron ingresados a una bolsa de evidencias para su posterior análisis.

La Dinased de Salitre espera que se determine si la osamenta encontrada pertenece a un menor de edad o a una persona adulta.(I)