La exmodelo Amy Dorris acusó a Donald Trump de agredirla sexualmente durante un campeonato de tenis del US Open, hace 23 años.

La mujer, de 48 años, le reveló al periódico británico The Guardian que se sintió "enferma y violada" luego de la agresión que ocurrió en el baño VIP del palco de Trump, el 5 de septiembre de 1997, en Nueva York.

"Metió su lengua dentro de mi garganta mientras lo empujaba. Luego me agarró más fuerte y me pasó las manos por el trasero, los pechos, la espalda, por todas partes", narró Dorris, quien agregó que trató de frenar la lengua de Trump. "Empujándola con mis propios dientes, creo que le pude haber hecho daño en la lengua".

Los abogados de Trump han negado "en los términos más enérgicos'' que el presidente haya acosado, abusado o se haya comportado de manera inapropiada con Dorris.

Publicidad

La exmodelo señaló que se sintió 'violada', pero también presionada a actuar con normalidad y seguir charlando con los invitados tras la presunta agresión.

Dorris relató que al día siguiente regresó al palco del ahora presidente de los Estados Unidos y que él continuó persiguiéndola, pero que no volvió a agredirla.

En el momento del presunto asalto, Trump tenía 51 años y estaba casado con su segunda esposa Marla Maples, con quien se casó en 1993 y se divorció en 1999.

Dorris conoció a Trump a través de su novio de aquella época, Jason Binn. Él la llevó desde la Florida a Nueva York para pasar un fin de semana ahí y compartir diferentes actividades, entre esas, asistir al US Open, donde Trump habría agredido a Dorris. "Vino directamente. Parecía la típica persona que se cree con derecho a hacer lo que quiera, incluso aunque yo estuviera allí con mi novio". "Me sentí violada", asegura.

La exmodelo señala que estuvo por compartir estos hecho hace seis años, cuando otras mujeres acusaron a Trump de agresiones, sin embargo, sintió temor de afectar a su familia, especialmente a sus hijas gemelas, pero ahora, que ellas están por cumplir 13 años, consideró que era el momeo de hacerlo.

The Guardian ha intentado contactarse con Binn para conocer su versión sobre lo narrado por Dorris, pero no ha obtenido hasta el momento una respuesta. Según los abogados de Trump, Binn no tiene constancia de que Dorris le contara nada.

Según una publicación de diario El Mundo, al menos 27 mujeres han acusado a Trump de abusos que van desde besos no consentidos hasta una violación en un vestidor de un centro comercial, la cual fue denunciada por la columnista E. Jean Carroll en un libro. El presidente de Estados Unidos a negado todas esas denuncias. (I)