Los estados de cuenta de las tarjetas de crédito tienen una información importante que a veces no se toma en cuenta o ni siquiera se lee: "Si paga todos los meses el mínimo terminará de pagar su deuda en..." y llegan a ser hasta muchos años, tantos como el plazo para pagar una casa, eso depende del monto adeudado y del porcentaje que aplica cada entidad financiera para esa cuota.

Por ejemplo, en una deuda con Pacificard de $ 2.900 la cuota mínima es del 11 % y en el estado de cuenta se indica que al cubrir solo el mínimo el cliente terminará de pagarla en nueve meses y será un estimado de $ 3.298. En una Bankard con un saldo utilizado de $ 2.194 ese mínimo a cancelar para enero es del 1,81 % –equivale a $ 39,75– y si solo se cancela eso terminará pagando $ 6.316 en 16,7 años, se advierte en el estado de cuenta. "Estos valores son referenciales y han sido calculados bajo el supuesto de que no efectuaría nuevos consumos y que continuaría cancelando únicamente el mínimo a pagar".

El pago mínimo se refiere al 10 % de todo lo que consume más el interés. "Y el siguiente mes me cobran exactamente lo mismo, es decir yo sigo pagando interés sobre esos consumos. El problema es que paga el mínimo y sigue consumiendo lo mismo: si consumo $ 300 pago, para redondear, $ 30, al siguiente mes consumo $ 300 y tengo $ 570 de consumo (acumulado), voy a tener que pagar el 10 % -$ 57- y ahí vemos cómo se empieza a formar esta bola. Empieza pequeña, decimos ‘pago una cuota pequeña’, pero luego se hace algo demasiado grande y ese 10 % se transforma en $300", explica Francisco Nazati, jefe de Banca de Personas de Banco Procredit.

Bancos han bajado el monto mínimo a pagar en las tarjetas tras la pandemia

Algunos bancos aplican menos del 10 % para las cuotas mínimas. Lo menor que llegan a cobrar es el interés, "con lo cual el saldo de capital nunca cae. Si yo debo $ 3.000 le pagaré el interés toda la vida al banco, pero nunca bajará mi saldo, hay que pagar un poco más. Pagar los mínimos implica que se va a extender muchísimo el periodo de pago y va a pagar muchísimo más interés. La tarjeta es una herramienta muy buena, si se sabe utilizar. Pero cuando no es bien utilizada se vuelve una bola de nieve, y luego salir es completamente difícil". (I)