Las transacciones electrónicas o digitales han crecido de manera exponencial y se vuelven cada vez más cotidianas en las preferencias de personas y empresas en Ecuador. Hace 20 años, el 15 de junio del 2002 se realizaba la primera transacción electrónica en el país; para el año 2021 ya se hicieron 285 millones de transacciones de este tipo, por un monto de $ 135.849 millones. La cifra es superior al PIB del Ecuador.

Este fenómeno ha sido posible especialmente de la mano de los mileniales (26 a 41 años), la generación X (42 a 57 años) y los centeniales (12 a 25 años).

Así lo revela el estudio El avance de la banca digital en Ecuador, realizado por la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), que evalúa el periodo de 2019 a 2021 y que de ahora en adelante será anual.

Publicidad

De acuerdo con el documento que fue presentado este miércoles, los medios digitales crecieron entre 2019 y 2021 el 160,7 %, sobrepasando en transacciones incluso a los medios físicos. Mientras que en 2019 los medios digitales eran los menos preferidos y registraban una transaccionalidad de 109 millones de operaciones al año, en 2021 estas subieron a 285 millones. En el mismo periodo, las transacciones físicas eran de 245 millones y pasaron a 258 millones, es decir, por debajo de las digitales.

Marco Rodríguez, presidente (s) de Asobanca, explica que la profundización de canales digitales es tan importante, sobre todo entre los mileniales y centeniales, que hoy es cada vez más frecuente que encontremos personas que no conocen una cartola de cuenta de ahorros o un cheque.

Los mileniales, es decir personas entre 26 y 41 años, son la generación que mayor participación tuvo en todos los canales transaccionales en 2021, con 301 millones de operaciones que implican $ 61.918 millones transaccionados. Esto representa el 50,7 % de los 598 millones de transacciones realizadas en ese año.

La presencia de los mileniales se hace cada vez más relevante por su adaptación a los diversos canales digitales disponibles. Este grupo adoptó al celular como su canal principal para realizar sus transacciones tras la crisis sanitaria. Por este canal, los mileniales transaccionaron $ 18.153 millones en 2021.

Publicidad

Sin embargo del boom de lo digital, Ecuador aún es un país que tiene muy arraigado el tema de la transaccionalidad a través de dinero físico. Y esto se puede comprobar al mirar las cifras del estudio que se refieren al número de usuarios de servicios digitales frente a los que aún usan los servicios físicos.

Según los datos, en 2021 los usuarios que preferían medios físicos ascendían a 9,5 millones, los que utilizaban canales remotos como los cajeros automáticos estaban en 6,2 millones, mientras que los usuarios digitales eran apenas 4,3 millones. Lo que sí destaca el estudio es el importante crecimiento del número de usuarios digitales en los tres años de análisis que fue de 261 %. Es que en 2019 eran apenas 1,2 millones, mientras que para el 2021 son los 4,3 millones antes mencionados.

Entre tanto, Andrea Villarreal, directora del departamento económico de Asobanca, destacó el papel importante que han jugado los corresponsales no bancarios (CNB) en la inclusión financiera del país. Estos corresponsales son comercios que están cercanos a la comunidad y que ahora se han convertido en una opción también muy utilizada por los clientes de la banca. Esto ha generado una importante inclusión financiera, especialmente para mujeres.

Por ejemplo, las mujeres mileniales presentan un incremento en el monto transaccionado por CNB de 2019 a 2021 de 54 % ($ 714 millones más). Mientras que las mujeres de la generación X (de 42 a 57 años) aumentaron el monto transaccionado por CNB en 25 % ($ 252 millones) en el mismo periodo.

Publicidad

Marco Rodríguez dijo que gracias a los CNB, los cajeros automáticos y los servicios en ventanilla se puede asegurar que la banca está presente en todas las parroquias del Ecuador.

Entre las conclusiones del estudio se establece que en Ecuador, al ser una economía dolarizada, el uso de efectivo tiene un costo mayor y genera ineficiencias para los usuarios, además de acarrear desafíos en materia de seguridad. Por ello se deberían fomentar canales digitales.

Marco Rodríguez considera que el Gobierno debería buscar adoptar una política pública para promover el uso de canales digitales antes de los físicos. La idea sería, por ejemplo, incentivar el uso de canales digitales bajando los costos de estos y, por otro lado, desincentivando el uso de canales físicos, incluyendo tarifas más altas para estos.

Las transacciones en cifras

  • El número de transacciones totales físicas, digitales y remotas, efectuadas por el sistema bancario ecuatoriano, alcanzó los 695 millones en 2021, el 39,1 % más que lo registrado en 2020 y el 35,6 % más que 2019. Esto representó, al 2021, un monto transaccionado de $ 272.842 millones, el 10,4 % más que niveles de prepandemia (2019).
  • El incremento de las transacciones ocurrió pese a la contracción de las actividades económicas por el impacto del coronavirus. El valor promedio de cada operación cayó en $ 89, al pasar de $ 482 en 2019 a $ 393 en 2021. Esto demuestra que las transacciones de menor valor se vuelven más cotidianas entre los usuarios del sistema bancario.
  • La mayor cantidad de transacciones en 2021 ocurrió por medios digitales. Del total de los 695 millones de transacciones, el 41,1 %, o unos $ 285 millones, fue por canales digitales (móvil e internet), seguido por el 37,1 % por físicos (ventanilla y corresponsales no bancarios -CNB-) y el 21,8 % por canales remotos (cajeros). (I)