La tarde de este miércoles 1 de diciembre se inauguró, de manera oficial, la primera planta de producción de harina de proteína y abono de insecto en Latinoamérica. Bioconversión S. A. criará a la mosca Hermetia Illucens, conocida como soldado negro, en sus instalaciones ubicadas en la Escuela Superior Politécnica (Espol), en Ecuador.

Bioconversión será el primer operador de la Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE) de la Espol. La harina a base de esta mosca tiene un alto contenido nutricional (45 % proteína y 26 % grasas) y puede ser utilizada para la alimentación de animales como mascotas o ganado.

Mauricio Laniado: ‘En los próximos 10 años la harina de insecto puede ser una industria que genere hasta $ 160 millones al año’

Este producto, además, promoverá la economía circular, pues se aprovechan los residuos orgánicos de la agroindustria para alimentar a las larvas de la mosca. También se convierte en una alternativa sustentable a las tradicionales fuentes de proteína como la harina de pescado y de vegetales. En tanto, el abono se puede utilizar en plantaciones como las de banano.

Harina cuya materia prima es un insecto.

La planta tiene 2.700 metros cuadrados y procesará 1.200 toneladas métricas de harina y 5.000 de abono. La inversión total de este proyecto llegará a los $ 2,5 millones al finalizar el año.

Mauricio Laniado, de Bioconversión, afirmó que con esta planta se inaugura una industria totalmente nueva en el país: “Las inversiones en economía circular es el camino y por eso hemos apostado por este proyecto”.

En cambio, Sergio Flores, de ZEDE, indicó que esta planta es un proyecto “insigne”, ya que tiene un componente de innovación y que tiene el apoyo de la academia. “Hay que impulsar el desarrollo con innovación para generar empleo y riqueza”. (l)