Hace cinco meses, el inicio del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania provocó un efecto dominó en la economía mundial. Al ser importantes productores de materias primas, las perturbaciones provocaron una escalada global de precios, sobre todo de petróleo y gas natural. Los costos de los alimentos se dispararon; el trigo, del que Ucrania y Rusia exportan un 30 % mundial, ha alcanzado precios históricos, al igual que otros productos, cuyos países productores también fueron alcanzados por las repercusiones de la guerra.

En Ecuador, ese impacto se reflejó, por ejemplo, en el elevado precio de la urea y otros fertilizantes, de los que Rusia es el principal proveedor. No obstante, fue otro producto el que más ha sacudido directamente la frágil economía doméstica: el aceite comestible, cuyo precio al consumidor se disparó casi al 90 %.

A qué se debe el impactante aumento del precio del aceite en América Latina y el mundo

Óscar Calahorrano, presidente ejecutivo de Propalma, recordó que el 28 de abril pasado, dos meses después del inicio del conflicto, Indonesia, el mayor productor de aceite de palma del mundo, anunció un esquema de prohibición total de exportaciones de aceite crudo de palma, productos semielaborados y aceite de cocina usado.

Publicidad

Eso aplicó presión en el mercado ante la limitada disponibilidad de aceite comestible tras la menor producción por factores climáticos y el conflicto ruso-ucraniano que eliminó del mercado más del 58 % de la producción mundial de aceite de girasol, entre otros factores.

En mayo, el precio del aceite crudo de palma, la materia prima para los aceites vegetales comestibles, trepó al 223 % más que en mayo del 2021. Asimismo, el aceite de girasol (200 %), canola (176 %) y soya (196 %).

¿Cómo está la situación de los precios de los aceites actualmente, bajarán, seguirán subiendo?

Publicidad

Calahorrano señaló que tras un mes de vigencia de la prohibición de exportación de aceite de palma, Indonesia anunció la flexibilización y la reapertura de exportaciones, manteniendo un mecanismo a través del cual cada exportador debe garantizar que el volumen equivalente al 20 % de lo exportado sea destinado a abastecer el consumo del mercado interno.

“Este anuncio generó alivio en la demanda mundial y la preocupación por la escasez de abastecimiento de aceite comestible se redujo generando mayor estabilidad en el mercado y restando presión para que los precios mundiales puedan continuar incrementándose”, destacó.

Publicidad

Sin embargo, cree que la oferta mundial de aceites comestibles no se recuperará en su totalidad debido a la pérdida de entre 10 y 11 millones de toneladas métricas de girasol, de Rusia y Ucrania, que no puede ser cubierta por ningún otro aceite comestible, aunque indicó que entre agosto y octubre el incremento estacionalmente de la producción de aceite de palma de Asia podría aliviar la presión de abastecimiento, aunque el panorama es aún incierto.

“Aún no podemos prever con certeza las condiciones del mercado en los próximos meses, pero consideramos que probablemente hasta diciembre, de no existir factores extremos como nuevas restricciones de oferta, el mercado se mantendrá en niveles similares a los actuales”, sostuvo Calahorrano. Internamente se debe empezar a priorizar el abastecimiento local, la protección urgente de las zonas productivas no afectadas por la pudrición del cogollo y la reactivación de productividad de los pequeños agricultores de palma de la provincia de Esmeraldas.

Guerra Rusia-Ucrania y plaga en la palma son los principales factores del aumento del aceite comestible

Agregó que localmente los esfuerzos de la cadena productiva del aceite de palma se mantienen alineados con el objetivo de garantizar el abastecimiento local de materia prima (aceite crudo de palma) para la elaboración de aceites comestibles, mantecas, margarinas, productos de higiene y limpieza, y también para el sector productor de balanceados para alimentación pecuaria.

No obstante, la paralización de 18 días que vivió el país generó un impacto negativo imprevisible y fuertes desfases en todas las actividades productivas del país.

Publicidad

Calahorrano explicó que en el caso de su cadena productiva, volúmenes importantes de exportación de productos con valor agregado no pudieron ser despachados y esos espacios de mercado fueron cubiertos por otros países, en la zona oriental, las actividades de cosecha de fruta de palma no se pudieron desarrollar afectando sobre todo a pequeños productores, tareas como la polinización no pudieron ejecutarse con normalidad y esto afectará la producción de los próximos meses.

“Adicionalmente la demanda nacional se contrajo más del 55 % por efecto de la paralización, pequeños negocios, cafeterías, restaurantes, hoteles no pudieron operar y esa demanda no se podrá recuperar”, lamentó el ejecutivo, quien asegura que el reto urgente es la recuperación y el reordenar la cadena para mantener el objetivo de garantizar el abastecimiento nacional de productos de la canasta básica que requieren aceite crudo de palma como materia prima.

Por lo pronto, desde Propalma se espera que se concreten los compromisos alcanzados con el ministro de Agricultura y Ganadería, Bernardo Manzano, semanas atrás.

Entre estos compromisos está la puesta en marcha de un plan de erradicación de las palmas afectadas por la pudrición del cogollo, para minimizar la presión de la plaga y evitar así que se extienda aceleradamente hacia otras zonas productivas; la protección de las zonas productivas de palma de aceite no afectadas por la plaga y líneas de crédito con procesos ágiles y en condiciones acordes a los ciclos productivos de cultivos para la reactivación de pequeños productores de palma afectados por la pudrición del cogollo.

Tiendas de barrio, a la espera de que se complete la oferta de las marcas de ‘aceite popular’

Desde el Gobierno se anunciaron acuerdos con la industria (La Fabril, Industrias Ales y Danec) que resultó en la producción de un aceite popular que llega a las tiendas de barrio desde mediados de junio y que el Gobierno asegura tiene un precio rebajado del 20 % en comparación con las presentaciones habituales.

Esta iniciativa, incluso, es difundida por la Presidencia de la República a través de cuñas radiales.

La oferta de Industrias Ales consiste en aceite en botella de 390 mililitros (ml) a $ 1,25 y aceite en funda de 420 ml a $ 1,20. Danec anunció aceite en botella de 390 ml a $ 1,25 y aceite en funda de 360 ml a $ 1. Mientras que La Fabril sacó al mercado aceite en doypack de 340 ml a $ 1.

Esta semana las presentaciones de funda de las tres empresas se pudieron hallar en algunas tiendas de barrio, pero en la gran mayoría de los negocios consultados aún esperaban el despacho del proveedor. Las presentaciones de botella, de Industrias Ales y Danec, no se encontraron en ningún negocio visitado.

El aceite popular ya se vende en tiendas de barrio en presentaciones de $ 1

Por ejemplo, de cinco tiendas visitadas, el jueves pasado, solo en una se encontró una presentación del aceite popular, de la marca Criollo, de La Fabril, de 340 ml. Fue en la tienda Corazón de Jesús, en la calle Alianza, del sector de Mapasingue este.

Su propietario, José López, comentó que el producto le llegó el miércoles, pero solo le dejaron seis unidades. “El proveedor deja solo seis unidades cada ocho días en las tiendas”, reveló el comerciante, quien señaló que sus clientes demandan más productos.

A unas cuantas cuadras a la redonda, ninguna de las otras tiendas del sector tenía el aceite popular. Juan Tenesaca, dueño de un local, aseguró que ninguno de sus proveedores de aceite le ha mencionado u ofrecido las presentaciones populares. “Han venido a dejar las presentaciones normales, del aceite popular no han dicho nada, si van a traer o cuándo”. Igual situación describió Martha Evas, propietaria de la tienda Ecomarket, también del sector de Mapasingue este. “La gente pide, pregunta, pero no llega el producto”, aseguró la comerciante.

Ismael Lema, de la distribuidora El Buen Costo, en Pedro Pablo Gómez y José Mascote, tampoco tiene noticias de si el producto llegará a su negocio. “Ninguna empresa ha venido a ofrecer o hablar de los aceites populares, pero los clientes sí nos preguntan”, expresó el tendero. (I)