Los más pequeños llegaron agarrados de las manos de madres y padres de familia a la inauguración del año lectivo 2022-2023 en la provincia de Tungurahua. La gran mayoría lo hicieron cubiertos la boca y nariz con la mascarilla como parte de las medidas de bioseguridad por el COVID-19.

En Tungurahua se registraron 131.000 estudiantes en este nuevo ciclo escolar, que arrancó este jueves 1.

Según el Gobierno, en esta jurisdicción se invirtieron $ 750.000 para trabajos de mantenimiento y mejoramiento de infraestructura de los planteles educativos. El gobernador Fernando Gavilanes reconoció que en algunos locales sí ha habido el apoyo de los padres de familia para la ejecución de obras.

Publicidad

Frente al avance de la inseguridad en la provincia, Gavilanes comentó que a través de la actividad de la Policía Nacional se capacitó a la población de nueve parroquias con el fin de que la ciudadanía se vincule al tema de prevención del delito.

En ese mismo sistema se trabajará con los padres de familia para que se apoye en la seguridad de los estudiantes.

Presidente inauguró año escolar en la Sierra ofreciendo 16 nuevas unidades educativas para 36.000 estudiantes

Aseguró que por la falta de transporte y las distancias que tenían que atravesar muchos alumnos de las comunidades en donde se cerraron los planteles educativos, como en las parroquias Quisapincha y Juan Benigno Vela, los chicos tuvieron que abandonar los estudios. Dijo que se aspira a que en tres o cuatro meses se reaperturen.

Paulina Salazar, coordinadora zonal 3 de Educación, aseguró que en Tungurahua se hacen los trabajos de mantenimiento y mejora de los planteles educativos de las zonas rurales que fueron cerrados en comunidades, con una inversión inicial de $ 400.000; pero que si es necesario, dependiendo de los requerimientos, puede ser un monto superior.

Publicidad

Explicó que se hacen visitas territoriales y se levantan los informes de necesidades para ejecutar las obras que permitan cumplir el proceso de reapertura, pero que la fecha será de acuerdo a los contratos. Como parte de los trabajos se han adecuado baterías sanitarias, áreas recreativas, levantado paredes y cubiertas.

En Tungurahua, padres de familia de diferentes parroquias fueron capacitados con estrategias y recomendaciones para evitar delitos, más aún ahora con el aumento de la inseguridad y la vuelta a clases presenciales. Foto: El Universo

En la Zona 3, provincias de Tungurahua, Cotopaxi, Chimborazo y Pastaza, son alrededor de doce los locales escolares de las zonas rurales que se reabrirán, comentó Salazar. (I)