Los persiguieron y, para asegurarse de que no vivieran, los remataron. En uno de los casos, a su víctima le dieron 24 tiros.

No les importó si en el trayecto herían a quien se cruzara. Los asesinatos al estilo sicariato que se dieron en Ballenita, Quevedo, Machala y Esmeraldas, en las últimas horas, entre la noche del viernes y la noche del sábado, encienden las alertas por el recrudecimiento de la violencia, que pone en vilo a sus habitantes, quienes temen convertirse en blanco inocente de esta ola de crímenes que van al alza en Ecuador.

Una pareja fue acribillada frente a sus hijos en Mucho Lote; en Guayaquil, van 12 asesinados en 3 días

Uno de los casos que asustó a la población se dio en Ballenita. Ahí, la gente contó que vivió minutos de terror porque los sicarios persiguieron por sus calles a las víctimas que intentaban huir. Solo dos se lograron salvar, ya que los habitantes activaron las alarmas de seguridad del barrio para que llegara la Policía.

‘Lluvia de tiros’ en Ballenita

Ocurrió la noche del sábado 28, a eso de las 20:50. Todo empezó cuando una camioneta Ford roja, doble cabina, circulaba por la avenida Francisco Pizarro, en Ballenita, Santa Elena. Dos cuadras más adelante del comisariato de la zona, el vehículo fue interceptado por cinco hombres que iban a bordo de dos motocicletas.

Publicidad

Los gatilleros o sicarios dispararon al automotor, en cuyo interior iban cuatro personas, quienes, al parar la marcha de la camioneta, se bajaron para intentar escapar de la muerte.

Uno de los hombres intentó ingresar a una vivienda, pero los asesinos lo remataron y quedó al pie de la casa, cerca a la carretera.

Otro de los hombres corrió 100 metros más e ingresó al sector denominado Portal de Ballenita, pero los asesinos le dieron alcance y lo acribillaron en una esquina oscura.

BALLENITA, Santa Elena. Una de las dos víctimas mortales de la persecución que armaron los sicarios en contra de cuatro personas que primero iban en una camioneta y que ante los primeros tiros optaron por bajarse del carro para intentar escapar. Foto: David Cruz

Los testigos narraron que escucharon cerca de 30 disparos y compararon aquel estruendo con los fuegos artificiales que se escuchan en fin de año.

Otro de los ocupantes del vehículo, un joven de 20 años, se metió debajo de la camioneta, mientras que una mujer corrió hacia la parte posterior de una casa.

Los moradores activaron la alarma comunitaria y eso hizo que los sicarios huyeran. Por eso se salvaron los dos últimos.

Publicidad

Según los moradores, los asesinos querían dispararles a todos los ocupantes del carro.

El joven de 20 años fue llevado al hospital Dr. Liborio Panchana por varias heridas que tenía en su cuerpo. La mujer, que resultó ilesa, gritaba que uno de los muertos era su conviviente.

Los fallecidos fueron identificados como Julio Tapia Cedeño, de 28, y José Loja Murillo, de 24 años.

En Quevedo

Fueron más de 24 los disparos que terminaron con la vida de Cristian Castro, quien fue baleado la noche del viernes 27. Ocurrió entre la calle 21 y avenida Jaime Roldós Aguilera de la parroquia Viva Alfaro, en Quevedo, Los Ríos.

A los policías les dijeron que el hombre se encontraba dialogando con un pariente cuando dos sujetos que se movilizaban en un vehículo, tipo Trooper, le dispararon en varias ocasiones. Vecinos ayudaron a llevarlo al hospital, donde los médicos solo confirmaron su muerte.

QUEVEDO, Los Ríos. Cristian Castro fue baleado por sicarios cuando dialogaba con un pariente. Foto: Cortesía

La Policía investiga este hecho violento, al estilo sicariato, en el que además un menor de 12 años, quien sería hermano de la víctima, resultó herido a la altura de la cadera. El niño recibe atención médica.

Wilson Granja, jefe policial del distrito Quevedo, dijo que la víctima registraba antecedentes penales por asesinato y tráfico de drogas.

En Machala

En el barrio Victorio Rizzo, norte de Machala, en El Oro, un hombre recibió al menos ocho disparos por parte de un sujeto desconocido, se indicó.

La víctima fue identificada como Armando Ignacio Vera González, de 39 años. Testigos contaron que dos sujetos a bordo de una motocicleta lo interceptaron y le propinaron varios balazos que terminaron con la vida del hombre.

Un hombre fue asesinado a balazos, en el norte de Machala. Foto: Freddy Macas

Los agentes de las unidades de investigación de la Policía Nacional informaron que encontraron varios casquillos de municiones, que estaban a pocos metros de donde murió Vera, quien habría tratado de huir de los presuntos sicarios.

Según el sistema de la Policía Nacional, Vera registra cuatro detenciones anteriores: una por robo y tres por tráfico de drogas. En la escena del crimen hallaron dos vainas percutidas de calibre 22 y un teléfono celular.

En Esmeraldas

En un callejón del barrio San Pablo, en el sector Isla Piedad, en la ciudad de Esmeraldas, quedó tendido, sin vida, un joven al que le dispararon por varias ocasiones, a eso de las 20:00, la noche del viernes 27.

La víctima vestía un jean o pantalón corto de color azul, un buzo negro y gorra.

Los lugareños solo indicaron que el fallecido no era del sector, según los uniformados.

Agentes de Criminalística levantaron indicios donde acribillaron a un joven, en Esmeraldas. Foto: Captura de pantalla

Otros asesinatos en Esmeraldas

El miércoles 25, Simón Mendoza Molina, 58 años, fue otra víctima mortal de la violencia. A él lo asesinaron en el interior de un local comercial de relojes y joyas de la parroquia Tonchigüe, cantón Atacames, sur de la provincia de Esmeraldas.

El hombre recibió varios impactos de arma de fuego, informó la Policía Nacional de Atacames-Muisne.

En la provincia de Esmeraldas se han registrado más de 60 muertes violentas en lo que va de este 2021. (I)