Medios de comunicación publicaron una carta de Joaquín Guzmán, conocido como “El Chapo”, donde se queja por el trato y la comida que recibe en la prisión de máxima seguridad ADMAX Florence, en Colorado.

El narcotraficante cumple con una condena de cadena perpetua por ser la cabeza del Cartel de Sinaloa, un grupo delictivo que traficó toneladas de droga a los Estados Unidos, además de cometer un sinfín de crímenes.

“Pensé que abusaría de mí y me mataría”: La polémica historia de cómo conoció Kate del Castillo a Joaquín “El Chapo” Guzmán

¿Por qué “El Chapo” Guzmán se queja de que come poco en la cárcel?

En la misiva que publicaron los medios internacionales, a lo largo de siete páginas, “El Chapo” presentó una queja contra el director del Buró Federal de Prisiones (BOP) y de los funcionarios del penal ADMAX Florence, según escribió El Tiempo.

Publicidad

El criminal de 64 años aseguró que el trato que recibe “es cruel e injusto, y me está causando que sufra problemas psicológicos y de salud. (…) Estoy descartado de tener cualquier contacto verbal o comunicación con otros presos”, comentó.

“He sufrido mucho estando en confinamiento solitario. Mi presión arterial se ha elevado, llevando a dolores de cabeza y ansiedad. A veces olvido cosas. (…) Me sirven poca comida y a menudo quedo con hambre”, escribió en la carta.

Sus noches serían un martirio, pues ha notado que su “corazón comienza a latir rápidamente, elevando la presión arterial”.

Publicidad

Guzmán dijo padecer de dolores de cabeza, calambres musculares, pérdida de la memoria, trastornos del sueño, estrés y depresión ante el nivel de aislamiento y vigilancia al que está sometido para evitar que se fugue.

“Aunque no comparto una celda y estoy encerrado 24 horas al día, funcionarios de la prisión entran varias veces por semana para hacer registros de rutina”, relató.

Publicidad

Comentó en la carta que los guardias mueven todos los días sus pertenencias y revisan que no haya nada extraño en ellas.

“El Chapo” tuvo que superar problemas de salud sin ayuda médica

El mexicano contó en la carta que tuvo que sobrellevar algunos episodios sin la ayuda de las autoridades médicas del penal. Recordó que, en plena pandemia, presentó congestión y tos frecuente, síntomas del Covid-19, sin embargo, no le prestaron ninguna atención.

Además, aseguró que perdió uñas de sus pies por un hongo al que tampoco le habrían dado importancia los guardias de seguridad.

Joaquín Guzmán está encerrado en una pequeña celda en una de las zonas de más alta seguridad de ADMAX Florence. Por una ventana le pasan la comida diaria. Eso le ha impedido ver a otros reclusos o distraerse en el patio del penal, pues comentó que pasan semanas en las que ni siquiera lo dejan salir de la celda.

Publicidad

“Estoy descartado de tener cualquier contacto verbal o comunicación con otros presos. No tengo contacto humano, más que cuando los guardias ponen y remueven mis grilletes”, aseveró.

Por otra parte, las llamadas son limitadas. Tiene 15 minutos solo para hablar con su mamá, hermana e hijas. No puede comunicarse con su esposa porque ella también está encarcelada en Estados Unidos pagando una pena por narcotráfico.

Cuando habla con sus abogados, lo hace en la celda que está las 24 horas del día monitoreada por cámaras de seguridad. (I)

Te recomendamos estas noticias