Las autoridades estadounidenses han calificado el complot criminal como uno de “proporciones asombrosas”.

Este martes el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó cargos contra 47 personas por presuntamente cometer un fraude con dinero gubernamental destinado para alimentar a niños en necesidad durante la pandemia de la covid-19.

De acuerdo con un comunicado del gobierno, los implicados habrían defraudado al Estado por US$250 millones a través de una ONG de Minnesota.

“Estas acusaciones, que serían el fraude de dinero por la pandemia más grande hasta la fecha, representan nuestro compromiso por combatir el crimen y pedir cuentas a aquellos que los perpetran”, dijo en el parte de prensa el fiscal general de EE.UU., Merrick B. Garland.

Publicidad

Fiscal federal Andrew M. Luger. GETTY IMAGES

“Este fue un esquema descarado de proporciones asombrosas”, dijo, por su parte, el fiscal federal Andrew M. Luger, quien trabaja en el Distrito de Minnesota. “Estos acusados explotaron un programa diseñado para proporcionar alimentos nutritivos a niños necesitados durante la pandemia”, agregó.

El complot

Los señalados, que comprenden seis grupos conectados a la organización sin fines de lucro Feeding Our Future, enfrentarán cargos a nivel federal por conspiración, fraude, lavado de dinero y sobornos.

La acusación formal de la justicia estadounidense indica que la entidad robó fondos del programa federal de Nutrición para los Niños, que forma parte del Departamento de Agricultura y está diseñado para proveer comidas gratis a menores.

El documento sostiene que los acusados se enriquecieron al apropiarse de millones de dólares. Lo hicieron aprovechando la iniciativa gubernamental que permitía a los restaurantes privados reclamar fondos para distribuir alimentos bajo el patrocinio de organizaciones sin fines de lucro

Publicidad

Los implicados sobornaron a los empleados de Feeding Our Future para establecer numerosos sitios de distribución falsos.

Estos lugares decían estar sirviendo comidas a miles de niños al día a las pocas semanas de haber sido establecidos, según el Departamento de Justicia.

Aimee Bock, acusada por el Departamento de Justicia de EE.UU. de ser la "mente" del presunto fraude. GETTY IMAGES

Pero en realidad usaban el dinero para comprar vehículos de lujo, financiar viajes y comprar bienes inmuebles residenciales y comerciales en Minnesota, Ohio y Kentucky y en Kenia y Turquía.

La “autora intelectural” del crimen

Los fiscales describieron a Amee Bock, una residente del Apple Valley de Minnesota, como la “autora intelectual” detrás del crimen.

Publicidad

Ella es la directora de Feeding For Our Future, que en su momento sí cumplió la misión de repartir comida a menores en necesidad en el área metropolitana de la ciudad de Minnéapolis.

Los cargos en su contra son por “supervisar” el desvío del dinero.

Bajo su dirección, Feeding Our Future pasó de recibir y desembolsar aproximadamente US$3,4 millones en fondos federales en 2019 a casi US$200 millones en 2021. (I)