El Gobierno irlandés se plantea prohibir los vapeadores desechables por el impacto que tienen sobre el medioambiente. El secretario de Estado de Economía Circular, Ossian Smyth, avanzó este jueves que ha iniciado un “proceso de consulta” para eliminar “completamente” del mercado estos dispositivos electrónicos, cuya popularidad se ha disparado en los últimos meses, sobre todo, entre los más jóvenes.

Asimismo, la medida, dijo, encaja con la política de su departamento encaminada a promover la “reutilización de materiales” en la llamada economía circular. ”No tengo problema alguno con el vapeo, pero sí con la aparición en el último año del vapeador de un solo uso”, declaró Smyth a la emisora de radio NewsTalk.

El político explicó que estos dispositivos incluyen “una batería, el líquido de vapeo y un tubo de plástico” que, “habitualmente, acaban tirados en el suelo cuando se acaban”. ”Creo que es un producto que de verdad debe de ser prohibido totalmente”, subrayó el secretario de Estado irlandés.

Publicidad

También recordó que estos vapeadores contienen “materiales valiosos”, como el litio de la batería, el cobre y el plástico, e insistió en que su desarrollo representa “un ejemplo de innovación” que está “empeorando el medio ambiente”.

“Se trata de un producto muy atractivo para los menores, que puede saber a chicle, que se inhala varias veces y después se tira en la calle”, concluyó Smyth. (I)