Por más de un siglo, los miembros de una familia nacieron con la piel azul. Esta peculiar característica los mantenía alejados de la sociedad y de sus vecinos en el estado de Kentucky, Estados Unidos. Para ellos era la normalidad, pero en 1958 el caso fue conocido públicamente.

La historia de la familia Fugate, conocidos como ‘Los Azules’, empezó en 1820, cuando Martin Fugate y Elizabeth Smith se casaron y se asentaron en Troublesome Creek, en los Montes Apalaches de Kentucky. De los siete hijos que tuvo la pareja de esposos, cuatro nacieron con la tonalidad azul. Sintiéndose observados y rechazados por la comunidad, decidieron alejarse de las personas y se retiraron a vivir una vida tranquila sin contacto con nadie fuera del clan.

Fue esta decisión la que llevaría a la larga familia a practicar la endogamia, es decir, a reproducirse entre sus mismos miembros. No fue hasta 1958 cuando los médicos descubrieron el caso de la familia, y la extraña razón de su color de piel.

Luke Comb acompañaba a su esposa embarazada al Hospital Universitario de Kentucky un día a finales de la década de los 50, y su llegada al hospital causó más sorpresa que el parto de su esposa. Aún más sorprendente fue que los doctores no encontraran ningún problema en la salud del hombre tras insistir en realizarle exámenes médicos.

Luna Fugate Stacy tenía la extraña condición de piel azul pero una excelente salud.

Lo que identificaron fue que el hombre de color azul padecía de una condición genética en la sangre llamada metahemoglobinemia, cuyo gen recesivo lo cargaban sus antepasados, Martin y Elizabeth Fugate. Debido a las relaciones dentro de la familia, el gen era pasado y adquirido por las generaciones a lo largo del siglo.

De acuerdo a los archivos de la revista médica JAMA Internal Medicine, la metahemoglobinemia es un trastorno poco frecuente que hace que la hemoglobina, que tiene como una de sus principales funciones transportar oxígeno, lo haga, pero siendo incapaz de liberarlo de manera efectiva en los tejidos corporales.

La cianosis congénita debida a una cantidad anormal de metahemoglobina se informó por primera vez en 1932 como una enfermedad metabólica hereditaria. En 1948 se identificó la metahemoglobinemia idiopática como una enfermedad debida a un error innato del metabolismo. La familia en estudio consistió en 189 individuos.

Esta condición no afectaba de ninguna otra manera a los niños que nacían con la coloración azul, por lo que la familia nunca pensó en buscar una explicación médica a su situación.

Benjamin Stacy fue el último miembro de la familia nacido con piel azul en 1975. Él pudo revertir la tonalidad azul a un color normal con un tratamiento de azul de metileno. En los casi 50 años transcurridos desde entonces, la familia Fugate s repartió en Kentucky y dejó de practicar la endogamia, por lo que casos de niños nacidos azules ahora son extremadamente raros. (I)