Podría parecer un bulo, pero es verídico. Unas moneda de un centavo de dólar, de esas que muchas veces son despreciadas por algunas personas, podrían valer miles de dólares. Pero en este caso se trata de un pequeño lote de raras especies de un centavo.

Son entre quince y veinte ejemplares de centavos que fueron acuñados por error en cobre en lugar de acero recubierto de zinc, que era lo que se utilizaba durante la II Guerra Mundial, pues el llamado “metal rojo” se usaba para fabricar munición para el combate.

Una de estas monedas fue vendida en 2019 por la astronómica suma de 200.000 dólares. La puja fue organizada por Heritage Auction y se llevó a cabo en la convención anual de Florida United Numismatists, el mayor congreso de numismática que se celebra anualmente en EE. UU.

Una de las monedas acuñadas por error en cobre.

La historia de la moneda en cuestión se remonta a 1947, cuando Don Lutes, entonces un estudiante de 16 años en Pittsfield (Massachusetts), descubrió la moneda en el cambio que recibió en la cafetería del colegio. El joven decidió conservarla, consciente tras varias consultas con expertos de su raro valor.

Lutes, un entusiasta amante de la numismática, enfermó y luego falleció en septiembre de 2018. Fue entonces cuando su familia decidió poner en venta la especie, cuya autenticidad fue respaldada por expertos en numismática, pero que que el gobierno estadounidense se negó a validar.

Se estima que hasta ahora han aparecido quince de estas raras monedas. (I)