Un grupo de inmigrantes que el gobernador Ron DeSantis envió a la exclusiva isla Martha’s Vineyard está demandando al funcionario por presuntamente explotarlos.

Los demandantes alegan que el gobernador los atrapó en un ‘esquema premeditado, fraudulento e ilegal centrado en explotarlos con el único propósito de promover sus propios intereses personales, financieros y políticos’.

DeSantis hizo arreglos para que 50 inmigrantes volaran a Martha’s Vineyard, una isla rica frente a Massachusetts la semana pasada, en una medida que desató una tormenta de fuego en la guerra política por la inmigración.

Publicidad

El Partido Demócrata reforzó en las últimas horas su ofensiva contra el republicano DeSantis tanto en el Congreso estatal en Tallahassee como en las calles de Miami-Dade, donde reside una importante comunidad venezolana.

Para esta tarde en Doral, una ciudad del condado de Miami-Dade también conocida como "Doralzuela", está convocada una manifestación de denuncia de la operación por la que medio centenar de venezolanos que solicitaron asilo en un paso fronterizo en Texas fueron enviados a la isla Martha's Vineyard, en Massachusetts (noreste de EE.UU.), a bordo de aviones pagados con dinero público de Florida.

En el Congreso de Florida, donde DeSantis goza de una mayoría holgada, legisladores demócratas denunciaron este lunes que DeSantis infringió presuntamente la ley al usar dinero del programa de reubicación de migrantes indocumentados del Departamento de Transporte para pagar el viaje de los venezolanos y reclamaron medidas para impedir que lo vuelva a hacer, como ha amenazado.

Supuesta malversación de fondos

El argumento es que ese plan, que fue aprobado y dotado de 12 millones de dólares pese a las críticas que suscitó, tiene como objetivo reubicar a inmigrantes indocumentados que estén en Florida.

Publicidad

Los enviados a Martha's Vineyard estaban en San Antonio (Texas) cuando se subieron a los aviones por los que el Departamento de Transportes puede haber pagado 615.000 dólares, según los registros oficiales de Florida.

En el condado Bexar, en Texas, está abierta una investigación sobre el traslado de los inmigrantes a Massachusetts y un legislador estatal de ese estado, Dylan Fernandes, que visitó a los venezolanos en Martha's Vineyard, pidió al Departamento de Justicia de EE.UU. que haga lo mismo para que DeSantis "rinda cuentas por sus inhumanas actuaciones" en este caso.

"No solo es criminal desde un punto de vista moral, sino que hay implicaciones legales sobre posible fraude, secuestro, privación de libertad y tráfico humano", señaló Fernandes haciendo un compendio de todas las acusaciones que se han hecho al gobernador de Florida.

DeSantis ha sostenido que lo que hizo fue "proteger" a Florida de los efectos de la política de "fronteras abiertas" que, a su juicio, aplica la Administración Biden.

Publicidad

En un tono sarcástico indicó que los inmigrantes enviados al norte van a estar mucho mejor en "ciudades santuario" que en lugares donde se hace cumplir la ley como Florida.

Aún por confirmar está si los venezolanos se subieron a los aviones “chárter” fletados por Florida porque les hicieron promesas de trabajo y seguros médicos, como aseguran distintas fuentes.

Antes que DeSantis, los gobernadores de Texas, Greg Abbott, y de Arizona, Doug Ducey, enviaron en autobuses a cientos de inmigrantes a ciudades como Washignton, Nueva York y Chicago como protesta por la política migratoria del presidente Joe Biden.

La diferencia es que esos migrantes habían llegado a los estados que los mandaron a otra parte, lo que no sucedió con los trasladados por DeSantis.

Publicidad

Según el alguacil de Bexar, Javier Salazar, los que se subieron a los aviones con destino a Martha’s Vineyard se encontraban en las inmediaciones del Centro de Recursos para Migrantes en San Antonio y fueron “tentados” con “falsas promesas”. (I)