NOTICIAS

Publicidad

Peculiar protesta surcoreana ante decisión de verter agua de central nuclear japonesa de Fukushima al océano

Países vecinos como China y Corea del Sur, así como activistas ecologistas y algunos residentes locales, especialmente los pescadores, se oponen a este plan.

El director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi, durante un encuentro con asociaciones de pescadores de la prefectura de Fukushima tras la publicación del informe de la entidad respaldando el plan de verter al Pacífico el agua radiactiva depurada de la accidentada central nuclear de Fukushima. Foto: EFE

Publicidad

El principal bloque de la oposición en Corea del Sur, el Partido Democrático (PD), inició hoy una acción de filibusterismo parlamentario en la Asamblea Nacional a través de la cual todos sus escaños ocuparán la tribuna del hemiciclo por turnos durante más de 12 horas en protesta por el plan de Japón de verter agua depurada de la central de Fukushima al océano Pacífico.

La protesta llega después de que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) publicara esta semana un informe que establece que el plan de vertido “cumple los estándares de seguridad internacionales” y tendrá un impacto “insignificante” para la salud humana y el medio ambiente.

El jefe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se reunió el miércoles con habitantes de la región japonesa de Fukushima para tranquilizarlos sobre la decisión del gobierno de verter al mar el agua de la central nuclear accidentada.

Publicidad

El OIEA aprobó el plan japonés para deshacerse, después de un tratamiento adecuado, de 1,33 millones de toneladas de agua contaminada, almacenadas en la central siniestrada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011.

La agencia nuclear de la ONU estimó el martes que el proyecto se ajusta a la norma internacional y tendrá un “impacto insignificante” en la población y el medioambiente.

El argentino Rafael Grossi repitió este mensaje el miércoles en Iwaki, a unos 60 km de la central, donde la inquietud persiste.

Publicidad

“Todos estos gráficos y estadísticas complejas son una cosa, pero la realidad, la realidad de la gente, la realidad de la economía, la realidad del ánimo social y de las percepciones pueden ser distintas”, reconoció ante los habitantes y responsables locales.

Miembros de un grupo ecologista sostienen pancartas que dicen 'No al agua radiactiva de Fukushima' durante una manifestación contra el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre la eliminación de agua radiactiva en Japón; en Seúl, Corea del Sur, 06 de julio de 2023. Foto: EFE

El tratamiento del agua elimina la mayoría de radioisótopos a excepción del tritio.

Publicidad

Los responsables del proyecto aseguran que el líquido -cuyo vertido se prolongará décadas- no difiere del desechado en una central nuclear convencional.

Protestas diversas

Países vecinos como China, así como activistas ecologistas y algunos residentes locales, especialmente los pescadores, se oponen a este plan.

Grossi defendió ante los habitantes que el papel del OIEA no era “encubrir” algo “malo”. El plan se trata “de una práctica general aceptada y observada en muchos lugares del mundo”, afirmó.

En su viaje, Grossi se desplazará a Corea del Sur, un país donde hubo protestas contra el plan japonés y donde las encuestas muestran que un 80% de la población siente inquietud ante este proyecto.

Publicidad

Aún así, un alto responsable del gobierno, Park Ku-yeon, dijo este miércoles que respetaban la postura del OIEA, pero que Seúl no dará su opinión definitiva hasta que termine el análisis independiente del proyecto que han encargado.

Menos complaciente fue la reacción de China, cuyo ministerio de Relaciones Exteriores estimó que “el informe del OIEA no está en medida de dar legitimidad al plan de evacuación al mar de Japón”.

“Japón decidió unilateralmente verter sus aguas nucleares usadas al océano. Minimiza sus propios costes y riesgos dejando al resto del mundo asumir el riesgo inevitable de contaminación nuclear”, dijo su portavoz Wang Wenbin en un comunicado.

El operador de la central, TEPCO, trata y almacena en el lugar la mezcla de aguas subterránea, de lluvia y de refrigeración de la propia planta.

TEPCO y el gobierno japonés quieren verter al océano el líquido tratado, diluido con agua de mar, a través de una tubería de un kilómetro.

El grupo ecologista Greenpeace ha sido una de las voces más ruidosas en contra del plan y acusa al gobierno de “subestimar el riesgo de radiación”. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad