NOTICIAS

Publicidad

El desplante de “El Niño de Oro” que le costó la vida: despreció un apretón de manos con Joaquín “El Chapo” Guzmán y terminó muerto en una emboscada al salir del cine junto a su esposa

Ambos cárteles se cooperaban entre sí y cuidaban las espaldas, hasta que un desplante desató la furia del "Chapo"

Rodolfo Carrillo Fuentes y Joaquín "El Chapo" Guzmán transaron algunos negocios. Foto: Agencias

Publicidad

Al parecer, quien le hiciera algún desplante a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, terminaba muerto. Tal fue la historia de Rodolfo Carrillo Fuentes, conocido como “El Niño de Oro”, quien era hermano de Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos” y de Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, ambos líderes del Cártel de Juárez.

Rodolfo se involucró con varios líderes negativos, entre ellos, “El Chapo”, fundador del cártel de Sinaloa. Sin embargo, conocer al sentenciado a cadena perpetua le cambió el destino, publicó El Heraldo de México.

Así vigila el FBI al “Chapo Guzmán”: Le revisan las cartas, las llamadas son grabadas y solo adultos pueden visitarlo dado su historial de fugas de prisiones de máxima seguridad

Por no darle la mano al “Chapo” Guzmán terminó muerto e inició una guerra

El cártel de Sinaloa y el de Juárez eran aliados. Entre ambos se cooperaban con el narcotráfico y se cuidaban las espaldas. Todo cambió cuando “El Niño de Oro” despreció un saludo de Guzmán Loera.

Publicidad

Esa fue la sentencia a muerte de Carrillo Fuentes. Los sicarios del “Chapo” siguieron y supieron que iba al cine en compañía de su esposa Giovana Quevedo y sus dos hijos en una plaza de Culiacán, Sinaloa.

Era ese lugar el punto de encuentro entre Rodolfo y los matones de Joaquín. “El Niño de Oro” estaba escoltado por varios pistoleros, por eso, la encomienda del “Chapo” no sería tarea fácil, según información de la extinta Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los sicarios esperaron a que el Rodolfo saliera de la función de cine para seguirlo tanto a él como a su familia al estacionamiento del lugar de aquel sábado 11 de septiembre de 2004. El hermano de los narcotraficantes de Juárez caminaba por el sitio y al arribar al amplio estacionamiento, fue sorprendido por los hombres del “Chapo”, quienes no tardaron en accionar sus armas.

Publicidad

Rodolfo Carrillo Fuentes quedó rodeado por los sicarios del Cártel de Sinaloa. Su equipo de protección respondió a la agresión e iniciaron un gran tiroteo en el estacionamiento y los enviados por Guzmán cumplieron su misión: matar a quien le habría despreciado un saludo a su patrón.

Carrillo Fuentes, su esposa y el cuidador de coches identificado como Juan Durán Mayorquín murieron en el tiroteo.

Publicidad

La emboscada del “Chapo” no se quedaría así. Los de Juárez ordenaron el asesinato de Arturo Guzmán, alias “El Pollo”, el hermano del líder de Sinaloa, lo que desató una guerra entre ambos cárteles.

La historia fue confirmada por Jesús Zambada, hermano del “Mayo” Zambada, otro de los fundadores del cártel de Sinaloa, durante el juicio contra Joaquín Guzmán Loera en Estados Unidos.

Zambada aseguró que el “Chapo” ordenó matar a Rodolfo porque “lo dejó allí de pie con la mano extendida”. (I)

Te recomendamos estas noticias

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad