Aunque la mañana de este miércoles 8 de marzo la atención en el local de la panadería de la avenida Carlos Plaza Dañín y calle Juan J. Medina no se interrumpió, entre los colaboradores y clientes había cierta inquietud por el artefacto explosivo que detonó la noche anterior en una de las puertas de ese establecimiento.

El incidente se registró cerca de las 22:00 del martes 7 de marzo y solo produjo daños materiales en la puerta, no hubo heridos ni víctimas mortales.

Explosión se reportó en los exteriores de una panadería en la avenida Plaza Dañín

Abraham Zevallos, relacionista público de dicho negocio, señaló que el propietario no ha recibido ningún tipo de amenazas ni exigencias de pago de extorsiones, también conocidas como vacunas.

Publicidad

Por ello sostuvo que este ataque sería una especie de aviso para los dueños de los negocios que están ubicados a lo largo de la avenida Plaza Dañín, entre el ingreso a Urdesa y la avenida Pedro Menéndez Gilbert.

Artefacto explosivo detonó en puerta de panadería del norte de Guayaquil.

Posted by El Universo on Wednesday, March 8, 2023

Este sector se ha convertido en una especie de corredor comercial del norte de Guayaquil, pues allí se ubican muchos negocios. Hay panaderías, tiendas, locales de comida rápida y típica, centros odontológicos, resto bares y compañía de transportes.

“Este acto, más bien, lo interpretan algunos vecinos como de amedrentamiento tal vez a otros negocios, porque nosotros no la recibimos (amenaza), no tenemos una alerta previa, ocurre cuando el local está cerrado, los empleados todavía estaban adentro haciendo limpieza, entonces, les sorprende a los dueños (de la panadería), les sorprende a los moradores”, expresó Zevallos.

Publicidad

Freddy González, jefe del Distrito Modelo de Policía, en declaraciones ofrecidas a los medios de comunicación la noche del incidente dijo también que no existía una amenaza previa que diera indicio de que se iba a dar este suceso.

Francisco Torres, presidente del consejo barrial de participación ciudadana de la ciudadela Sagrada Familia, contó que el año pasado ya hubo cierta preocupación porque supuestamente a uno de los negocios de la avenida Plaza Dañín y Miguel H. Alcívar antisociales le pintaron grafitis.

Publicidad

En agosto del año pasado el propietario de uno de los locales del sector recibió de un número desconocido al menos cinco llamadas en un día. Luego de ignorarlas, del mismo número le enviaron mensajes de texto y vía WhatsApp.

El ataque sería una advertencia para los comercios del sector, según representante de negocio afectado. Foto: El Universo

En esos mensajes le indicaban que necesitaban hablar de forma urgente sobre un tema que le podía interesar. Cuando él finalmente accedió, lo amenazaron con que si no pagaba $ 2.000 en cinco días le iban a poner algo en el local.

En lo que va del año no se ha conocido de amenazas o extorsiones a los locales comerciales de la avenida Plaza Dañín, pero el ataque a la panadería sí ha dejado preocupación ya que ocurre en un momento en el que en Guayaquil se han dado varios secuestros a dueños de pequeños negocios.

Hasta ahora la intervención policial ha permitido la liberación en siete casos que se habían reportado hasta el lunes. Desde ayer, martes, la Policía trabaja en el secuestro de la dueña de una tienda ubicada en el centro sur de la ciudad, hecho que se conoció en la mañana de ese día.

Publicidad

Explosión se reportó en los exteriores de una panadería en la avenida Plaza Dañín

El presidente del consejo barrial de participación ciudadana de la ciudadela Sagrada Familia refirió que al momento en la zona residencial están en un proceso de instalación de portones en bloques para evitar robos a transeúntes, de accesorios de carros y de medidores de agua que ya se han reportado en el sector.

Él mencionó que en la zona comercial sí hay patrullaje policial, pero no ocurre lo mismo en el área residencial.

“Estamos en ese proceso porque tenemos todavía personas que están completamente en contra porque tienen derecho al libre tránsito. Estamos tratando de como comunidad realizarlo de manera integral, con la autorización y, obviamente, el permiso de todos”, expresó el hombre. (I)