La noche del martes 27 resultó trágica para la familia de un servidor policial en Guaranda: dos de sus hijos manipularon un arma y uno de ellos recibió un disparo de forma accidental.

Según información policial, el uniformado habría llegado a la unidad policial de Guaranda para realizar el cambio de guardia, antes de salir franco por fin de año.

Aproximadamente a las 20:00, el hombre asistió hasta ese punto en compañía de sus tres hijos, de 14, 13 y 10 años.

Publicidad

Allí también estaba previsto que entre los compañeros realizaran la quema de un monigote.

Sicarios llegaron a local de Ambato y mataron a dos extranjeros

Fue en ese momento cuando el servidor, en compañía de otros miembros de la institución y su hija, se movilizaron hacia los exteriores del edificio.

Los otros dos menores, de 13 y 10 años, quedaron en el patio de la unidad, junto al vehículo de su papá.

Publicidad

Aproximadamente a las 23:30, el uniformado escuchó a uno de sus hijos pidiendo ayuda. Cuando llegó al sitio observó que el menor de 10 años estaba herido en el piso y tenía puesto un chaleco antibalas.

El padre de familia llamó rápidamente a la ambulancia, pero al llegar la ayuda solo se comprobó el deceso del niño.

Publicidad

Según versiones preliminares, los niños habrían manipulado las prendas y el arma del servidor policial mientras jugaban.

En Ambato hay indignación por el asesinato de un comerciante; Tungurahua registra diez muertes violentas en lo que va del año

Al sitio acudió personal policial con el fiscal de turno de Guaranda, Jorge Rea Quilumba. Allí se encontraron como indicios un arma de fuego, una vaina, una bala, un chaleco antibalas y máculas de color marrón.

El fiscal dispuso que el cuerpo fuera trasladado hasta el Centro Médico Forense de Ambato para que se le practicara la respectiva autopsia de ley.

Ante el fiscal y el padre fue tomada la versión del menor de 13 años. El niño fue aislado. (I)

Publicidad